Descubren peligrosa filtración de metano en la Antártica

Una peligrosa filtración de metano en las profundidades del mar de Ross en la Antártica, preocupa sobremanera a la comunidad científica, ya que el gas es uno de los causantes del calentamiento de la atmósfera.

Los hallazgos fueron publicados este jueves 23 de julio en la revista Proceedings of the Royal Society B. Los coautores son Sarah Seabrook y Rory Welsh. La investigación fue apoyada por la National Science Foundation.

Andrew Thurber, ecólogo marino de la Universidad Estatal de Oregón, comentó que “el metano es el segundo gas más efectivo para calentar nuestra atmósfera y la Antártica tiene grandes reservas que probablemente se abrirán a medida que las capas de hielo se retiren debido al cambio climático. Este es un descubrimiento significativo que puede ayudar a llenar un gran vacío en nuestra comprensión del ciclo del metano”.

El metano es un gas de efecto invernadero 25 veces más potente que el dióxido de carbono, sin embargo, en las circunstancias encontradas en la Antártica, difícilmente viajará a la atmósfera, ya que antes es consumido por microbios en el agua.

La filtración encontrada en el Mar de Ross tiene más de 60 años, pero no fue hasta 2011 que se activó. El hallazgo que confirmó la presencia activa de metano fue una alfombra microbiana expansiva que se ubicó en el fondo del océano congelado.

“La alfombra microbiana es la señal de tráfico de que hay una filtración de metano aquí. No sabemos qué causó que estas filtraciones se activaran. Necesitábamos un poco de suerte para encontrar uno activo, y lo conseguimos”, complementó Thurber.

El mismo investigador de la Universidad de Oregon agregó que “nunca hemos tenido la oportunidad de estudiar una filtración cuando se está formando o una en la Antártida, debido a este descubrimiento ahora podemos descubrir si las filtraciones funcionan de manera diferente en la Antártida o si pueden pasar años para que las comunidades microbianas se adapten”.

Se ha documentado que la Antártica tiene una reserva del 25 por ciento del metano presente en todo el planeta.

Recomendaciones del editor