Skip to main content

Según un estudio, los dinosaurios también enfermaban de gripe

Un equipo de paleontólogos del Museo de Dinosaurios de las Grandes Llanuras en Malta, en Estados Unidos, documentó por primera vez una posible infección respiratoria en un dinosaurio.

El caso, narrado en un artículo publicado en la revista Scientific Reports, documenta anomalías óseas en el fósil de un diplodócido (un dinosaurio parecido al famoso brontosaurio) desenterrado en Montana, al que llamaron Dolly  y que, según los especialistas, pudo haber muerto por una infección respiratoria con síntomas similares a los de una gripe o una neumonía.

Un equipo de paleontólgoos documenta por primera vez una posible infección respiratoria que provocó tós, fiebre y problemas respiratorios a un dinosaurio.

En específico, los expertos detectaron unas protuberancias en tres vértebras de las cervicales que habrían formado sacos de aire. Esta habría sido la consecuencia de una infección respiratoria posiblemente causada por hongos y que habría tenido síntomas similares a la aspergilosis, una enfermedad común que afecta a las aves y reptiles en la actualidad y que produce infecciones en los huesos.

NEW PAPER DAY! After A LONG TIME in the works, I want to share with you all the VERY 1ST CASE of an avian-style RESPIRATORY INFECTION in a non-avian DINOSAUR! You heard me right readers – AND IT’S IN A #SAUROPOD!

(Ewan Wolff, Matt Wedel, Sophie Dennison, & @WitmerLab) pic.twitter.com/bfKuWZs1Uf

— Cary Woodruff (@DoubleBeam) February 10, 2022

Cary Woodruff, uno de los paleontólogos involucrados en la investigación, puntualizó que la aspergilosis es una enfermedad potencialmente mortal, con síntomas similares a los de la gripe o la neumonía, y que bien pudo ser la causa de muerte de Dolly.

“Todos hemos experimentado los síntomas que sufrió Dolly”, contó . “Debió haber desarrollado tos, problemas para respirar, fiebre y otros malestares, así que seguramente se sintió tan miserable como nosotros cuando nos enfermamos”, agregó.

La investigación cobra relevancia al ser la primera evidencia científica sobre una posible infección respiratoria en un reptil que vivió hace 150 millones de años.

Además, el caso proporciona información sobre la historia evolutiva de las enfermedades respiratorias.

Recomendaciones del editor