Skip to main content

Descubrimientos prehistóricos: el ratón más antiguo y la nutria gigante

Un par de descubrimientos prehistóricos alucinantes salieron a la luz esta semana, por un lado en Brasil encontraron restos fósiles de un ratón prehistórico de más de 225 millones de años y por otro lado, se halló una nutria casi tan grande como un león.

En el primer caso, en Brasil se encontraron huesos de mandíbula de un ratón de unos 20 centímetros que vivió hace 225 millones de años, atrasa el tiempo de origen de los mamíferos: el Brasilodon.

«La evidencia de cómo se construyó la dentición durante el tiempo de desarrollo es crucial y definitiva para demostrar que los brasilodontes eran mamíferos. Nuestro artículo eleva el nivel del debate sobre lo que define a un mamífero y muestra que fue un tiempo de origen mucho más temprano en el registro fósil de lo que se conocía anteriormente», dice en un comunicado Moya Meredith Smith, autora colaboradora y profesora emérita de Evolución y Desarrollo de la Anatomía Dentoesquelética.

Al examinar las denticiones encontradas en los fósiles de Brasilodon quadrangularis del sur de Brasil, y que datan de hace unos 225 millones de años (Triásico superior/Noriano), el equipo de investigación descubrió evidencia de un solo juego de dientes de reemplazo. Esta es una característica clave de los mamíferos conocida como difodontía.

La nutria gigante prehistórica

Otro hallazgo fue la del Enhydriodon omoensis, en honor al valle del Bajo Omo en el suroeste de Etiopía, donde fue descubierta. Se trata de la nutria gigante, que vivió hace 6 millones de años y con un peso estimado de 200 kilogramos.

Un artículo que describe al animal acaba de aparecer en la revista científica francesa Comptes Rendus Palevol.

«Lo peculiar, además de su tamaño masivo, es que [los isótopos] en sus dientes sugieren que no era acuático, como todas las nutrias modernas», dijo en un comunicado el coautor del estudio Kevin Uno, geoquímico del Observatorio de la Tierra Lamont-Doherty de la Escuela del Clima de Columbia.  «Descubrimos que tenía una dieta de animales terrestres, que también difiere de las nutrias modernas».

Recomendaciones del editor