Huellas dactilares en WhatsApp permiten la captura de criminales

whatsapp logo en el telefono
Nuevamente la tecnología salió al rescate de las autoridades, pero esta vez de una manera que los criminales ni se imaginaban. 


Es sabido que las huellas dactilares que se encuentran en la escena de un crimen pueden ayudar a las fuerzas del orden a identificar a los presuntos culpables. Pero en esta ocasión, policías en Gales utilizaron una huella digital que se muestra en una foto de WhatsApp, como evidencia que condujo a la captura y condena de 11 narcotraficantes.

Dave Thomas, del Departamento de la Policía de South Wales, describió la técnica de usar huellas dactilares de una fotografía como “innovadora” y le dijo a la BBC que, de ahora en adelante, durante las investigaciones analizará las imágenes más de cerca cuando sean encontradas en teléfonos incautados.

En este caso, los policías examinaron un teléfono que se encontró en una casa allanada por las autoridades en la ciudad galesa de Bridgend, después de recibir una alerta sobre una posible actividad relacionada con drogas.

Al revisarlo, encontraron una serie de mensajes de WhatsApp que no habían sido borrados desde hace varios meses, y en ellos aparecieron algunas pruebas importantes. “Habían muchos textos a varias otras personas que decían ‘¿Qué quieres comprar?'”, explicó Thomas a la BBC. “Entonces descubrimos una fotografía de una mano que sostenía píldoras, que se envió a clientes potenciales diciendo: ‘Estas son las mercancías que estoy vendiendo'”.

La foto mostraba la parte media e inferior del dedo del sospechoso, y por lo tanto sus huellas digitales, aunque no la parte superior registrada para la base de datos nacional del Reino Unido, por lo que en este caso la unidad de apoyo científico de la policía no pudo establecer una coincidencia inicial. Pero luego de más investigaciones, la imagen del dedo reveló suficientes datos para ayudar a condenar al sospechoso, y la investigación condujo a otras 10 personas identificadas.

“Si bien la escala y la calidad de la fotografía resultaron un desafío, las pequeñas piezas fueron suficientes para demostrar que era el distribuidor”, explicó Thomas, y agregó: “Ahora se abrieron las compuertas, y aun cuando se ve solo una parte de una mano en una fotografía, los oficiales las envían para su análisis”.

Las aplicaciones de redes sociales han demostrado ser populares entre los delincuentes que venden drogas, tanto así, que Instagram recientemente comenzó a hacer un mayor esfuerzo para bloquear hashtags relacionados con este fin.

¡Cuidado con los hackers!
El uso de las redes sociales por parte de las autoridades ciertamente no es novedad. Plataformas como Facebook, Instagram y WhatsApp pueden proporcionar una gran cantidad de evidencia para los investigadores, y algunos sospechosos hacen que esto sea ridículamente fácil para las fuerzas del orden.

Pero si bien el procedimiento para extraer los datos de las huellas dactilares de las fotos es relativamente nuevo, ya había sido utilizado por hackers para el robo de identidad. El año pasado, el Instituto Nacional de Informática en Japón advirtió que las fotos publicadas en línea, especialmente selfies, en las que se muestra el signo de paz o de victoria, es decir, dos dedos en forma de “V”, puede ser todo lo que es necesario para que alguien pueda hackear el sistema.

Los investigadores explicaron que la tecnología de cámaras de teléfonos inteligentes es ahora tan buena, y las imágenes tomadas están tan llenas de detalles y nitidez, que las huellas dactilares se pueden copiar simplemente cuando se muestran las yemas de los dedos a la cámara. Y no son sólo las fotos cercanas en primer plano las que podrían resultar en un problema, ya que sus experimentos demostraron que los datos pueden ser capturados usando fotografías tomadas incluso a tres metros de distancia. A menos que tengas un selfie stick particularmente largo, esto cubre casi todos los selfies que te puedas tomar.