Esta lengua sintética puede catar whiskies

lengua sintetica whisky 21187859 l 640x0
El día en que los robots nos remplacen a todos en nuestros trabajos, podremos permitirnos volvernos expertos en diferentes temas, como los whiskies finos, tema en el cual ningún ente artificial podrá ser experto. ¿Correcto?

Bueno, no puedes decirle eso a un equipo de científicos de la universidad de Heidelberg en Alemania y de la Universidad de Groningen en los Países Bajos.

Resulta que este grupo fabricó una “lengua sintética” que utiliza 22 tipos de tintes fluorescentes  diferentes  para distinguir whiskies. Cuando la lengua se pone en contacto con un whisky es capaz de determinar el “perfil del sabor”, basándose en los cambios sutiles en el brillo de los tintes. En una prueba, la lengua pudo reconocer la marca, el origen, la mezcla, la edad y el gusto de 33 whiskies.

“Los whiskies son mezclas complejas y su composición química es bastante similar”, afirma el profesor Dr. Andreas Herrmann de la Universidad de Groningen a Digital Trends.

“Para los consumidores que no son profesionales, es difícil encontrar la diferencia entre dos whiskies similares. Estamos muy emocionados con esta “lengua” ya que tiene una gran sensibilidad de gusto y es probablemente mucho mejor que muchos sommeliers”, afirma.

Pero, ¿cuál es el objetivo de crear esta lengua que no puede desfrutar del whisky de la forma como lo disfrutamos los seres humanos? Bueno, parece ser más un esfuerzo por identificar whiskies falsos. Claramente, si vas a comprar un Jim Beam de $17 dólares, no necesitas esta lengua.

Pero sí importará, y mucho, cuando compres una cantidad de botellas costosas para tu bunker de licores… o donde sea que la gente con mucho dinero guarde estos licroes que cuestan más que un año entero de arriendo.

“Los whiskies falsos siempre molestan a los clientes”, afirma Herrman. “Sin embargo, no existe un método preciso en el mercado para detectar los falsos de los reales de forma rápida y barata. Por eso, estamos desarrollando este método”, añade Herrmann.

Así que la cata de whiskies es otro trabajo que nos quitarán los robots. ¿Será  que los ingenieros podrían dejarnos algo interesante para hacer?

Recomendaciones del editor