Crean hisopo nasal para una prueba COVID-19 más “agradable”

Las pruebas que requieren de un hisopo nasal son una buena manera de detectar un posible contagio de COVID-19, sin embargo, no son las más cómodas.

Para que se pueda absorber una cantidad adecuada de muestra, el hisopo debe permanecer de 10 a 15 segundos al interior de la fosa nasal, lo que puede resultar en una experiencia desagradable.

Afortunadamente, ahora una empresa asegura haber creado un tipo de hisopo capaz de absorber muestras mucho más rápido, además de entregarlas mejor para su análisis.

Este instrumento, desarrollado con tecnología de impresión 3D, se basó en un bastoncillo alargado con una punta absorbente hecha de materiales como algodón, poliéster o espuma y un mango de madera.

El modelo preliminar motivó a OPT Industries a confeccionar una versión mucho más cómoda y sofisticada. Mediante impresoras 3D, la firma pudo confeccionar un mejor hisopo nasal con una estructura de polímero flexible y una punta altamente absorbente hecha con una diminuta red tejida.

La estructura de la punta permite que se comprima fácilmente al pasar por las partes más estrechas de la cavidad nasal, mientras que el eje puede doblarse para ayudar a mejorar la comodidad del paciente durante el proceso de inserción.

El hisopo también es capaz de recoger las muestras más rápido, así el paciente no tiene que aguantar esos incómodos 15 segundos.

El instrumento también es capaz de proporcionar una muestra con hasta 20 veces más de bacterias, lo que ayuda a que los resultados sean más precisos.

OPT Industries aseguró que es capaz de producir unos 80,000 hisopos al día, pero podría aumentar la producción si la emergencia sanitaria lo requiere.

Recomendaciones del editor