Sin mascarillas ni toque de queda: el caso único de Gibraltar

El mundo continúa dando una difícil batalla al coronavirus. Pese a las aplicaciones de vacunas en varias partes del planeta, el escenario pandémico aún parece difícil de superarse a un año de su inicio.

Seguir el ejemplo de los países con números “azules” podría convertirse en una pauta de lo que hay que hacer en materia sanitaria, aunque estos sean casos excepcionales.

Uno de ellos es Gibraltar, aquel pequeño territorio británico de ultramar. En este sitio, prácticamente 90 por ciento de su población ya recibió al menos una dosis de la vacuna.

Además registran varios días sin ningún caso de contagio, hospitalización o muerte por COVID-19.

Por el momento, su caso es tan esperanzador que esta semana tuvieron su primer día sin toque de queda. También, durante el fin de semana, el uso de mascarillas no será obligatorio por lo menos al aire libre.

Debido a esto, muchos señalan que lo que hará Gibraltar las próximas semanas será una especie de gran experimento social para ver cómo evoluciona el tan ansiado regreso a la normalidad.

¿De dónde salieron las vacunas?

Para marzo, Gibraltar ya tenía a más de 70 por ciento de su población vacunada con ambas dosis. Por lo mismo, una de las interrogantes ha sido cómo esta pequeña nación ha podido vacunar de manera tan eficiente.

El territorio recibió cinco envíos de vacunas provenientes de Londres, la mayoría de ellas eran de Pfizer/BioNTech, con lo que lograron cubrir a parte importante de la población de 35 mil personas (además de a casi dos mil trabajadores fronterizos).

Si bien el caso de Gibraltar es excepcional, al menos sirve para que nos hagamos una idea de qué podemos esperar una vez que la mayoría de los habitantes de los otros países se encuentren inoculados.

Recomendaciones del editor