Saludar con los codos o puños tampoco va en la nueva normalidad

A seis meses de la declaratoria de pandemia por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS), hemos “aprendido” desde cómo trabajar hasta cómo distraernos dentro de las cuatro paredes que forman nuestro hogar. Asimismo, las culturas en las que el contacto físico era parte de un primer acercamiento de cortesía también reaprendieron a saludarse. Pero los que creyeron que el saludo de codos, puños o pies estaba permitido, hay una aclaración.

Es el mismo director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien ha desaconsejado las formas de saludo que impliquen el más mínimo contacto físico.

El directivo ha retuiteado una publicación que indica que la agencia sanitaria de Naciones Unidas desaconseja saludar con el codo: “El director de la OMS, @DrTedros, rechaza este saludo porque no se guarda la distancia de seguridad y puede haber transmisión del virus a través de la piel”.

Desde el pasado marzo, a unos días de que se hiciera la declaración de pandemia, Adhanom Ghebreyesus refirió que una de las guías de la OMS, cuando llegaba el momento de saludar a alguien, era evitar golpes en los codos porque no se respetaba el distanciamiento físico. “Me gusta poner la mano en mi corazón cuando saludo a la gente en estos días”, enfatizó.

El chocar los puños o los pies también se popularizó como una vía de aproximación en la “nueva normalidad”. Sin embargo, también implica un acercamiento físico, por lo que lo mejor es evitarla.

En una entrevista a ABC, Carlos Fuente Lafuente, exjefe de Protocolo de la Fundación Princesa de Asturias, calificó el saludo de codos de mal gusto: “El chocar de codos que tanto estamos viendo es, en mi opinión personal, un saludo de cierto mal gusto, poco higiénico y que, además, no cumple con la normativa actual que hay en España sobre el distanciamiento social obligatorio”.

Como otra alternativa para saludar en estos tiempos, está la que se recomendó en el Capitolio de los Estados Unidos, a la manera de Star Trek.

Recomendaciones del editor