Google alimenta la desinformación en tratamientos para el cáncer

Un estudio descubrió que solo una cuarta parte de los resultados que Google consideró relevantes respecto a búsquedas de suplementos para el cáncer había sido revisada por profesionales de la nutrición.

Así lo revelaron investigadores de la Universidad de Tufts (Estados Unidos), que realizaron una búsqueda sobre “suplementos dietéticos para el cáncer”, con el objetivo de determinar el nivel de desinformación al que se ven expuestos lo usuarios de Google.

Los investigadores aplicaron un Índice de Calidad de la Información de Salud, herramienta de clasificación que consta de 12 criterios para evaluar los sitios web que aparecen en los resultados de búsqueda según la información de salud y nutrición.

Los hallazgos publicados en Current Developments in Nutrition arrojan que alrededor de 75 por ciento de los resultados “relevantes” obtuvieron una puntuación de calidad moderada, mala o baja en el índice.

Los autores advirtieron que las personas suelen recurrir a internet para autodiagnosticarse y tratar sus enfermedades, por lo que no resulta aconsejable que reciban consejos de una empresa comercial que logra posicionarse gracias a los algoritmos del motor de búsqueda.

Google afirma que sus algoritmos se adhieren a un conjunto de estándares internos para juzgar la experiencia, autoridad y confiabilidad de los atributos del sitio web, explicaron los autores.

Sin embargo, la investigación determinó que los “resultados relevantes” están lejos de representar los mejores recursos. “La mayor parte de la información era de calidad mediocre y había un gran volumen de anuncios que distraen”, dijo Hannah Cai, investigadora de la Universidad de Tufts.

Agregó que “la naturaleza comercial de los resultados de Google contradice la expectativa común de que el motor de búsqueda funciona únicamente con fines informativos”.

Fuentes de información deficientes

Google desinformación

Los investigadores realizaron una búsqueda en Google en mayo de 2020 sobre “suplementos dietéticos para el cáncer”. De los 299 millones de resultados posibles, Google mostró 187 sitios relevantes. Tras descartar los duplicados, 160 fueron evaluados.

La investigación también estableció que solo 26 por ciento tuvo una calidad alta (de 10 a 12 puntos), 34 por ciento una calidad moderada (de 7 a 9 puntos), mientras que los restantes eran de baja o mala calidad.

“La principal deficiencia de las subpuntuaciones bajas sobre la naturaleza autorizada de la información sobre salud y nutrición fue la falta de documentación. Más de la mitad de los resultados de la búsqueda no revelaron las fuentes y referencias de manera adecuada”, dijeron los autores.

Entre los criterios de análisis se encuentran el dominio del sitio web, la naturaleza autorizada de la información de salud y nutrición, evidencia de patrocinio comercial, enlaces patrocinados, aparente conflicto de intereses, autoría y actualidad de la información.

Recomendaciones del editor