Una epidemia moderna: advierten sobre la adicción a las criptomonedas

En fechas recientes, las criptomonedas han ganado popularidad, en especial luego de las opiniones positivas expresadas por algunas celebridades, como Elon Musk.

El problema es que profesionales de la salud han visto con preocupación cómo algunas personas se han vuelto adictas a estas monedas virtuales, lo que puede provocar un riesgo importante para la salud mental, particularmente en un contexto de pandemia.

Los profesionales comparan este fenómeno con la adicción a las apuestas y encuentran semejanzas con los operadores de Wall Street, cuyas inversiones pueden llegar a ser descontroladas.

Una epidemia de nuestros tiempos

Desde Castle Craig, una clínica de rehabilitación ubicada en Escocia, han definido la criptoadicción como una “epidemia moderna”.

En su sitio web, la institución explica que el problema es más común entre los hombres, sin embargo, “esto podría deberse a que las mujeres operan en criptomonedas menos que los varones”, reconocen.

Un artículo de AFP muestra el caso de Matt Danzico, un diseñador y periodista que se volvió adicto a las criptomonedas durante la crisis sanitaria del COVID-19.

“Pasaba noches en vela dando vueltas en la cama, intentando sacarme los gráficos de la cabeza. Pensé que estaba enloqueciendo”, señala en la nota.

Danzico no tuvo éxito al operar con criptodivisas y fue testigo de cómo el dinero ahorrado por años era “ganado y perdido en un corto periodo”.

Él reconoce que se volvió inestable y sus emociones cambiaban abruptamente durante dicho lapso. Su esposa, en tanto, afirma que se puso ansioso e irritable.

El hombre buscó ayuda profesional para enfrentar este problema. Durante el tiempo que lidió con la adicción vio con inquietud cómo crecía la cantidad de personas que se animaban a apostar por las criptomonedas.

“Estamos hablando de decenas de millones de personas que operan con criptomonedas”, explica.

“Si una pequeña fracción de esas personas se enganchan, sería un enorme potencial de crisis mentales a una escala que no creo que el mundo haya visto antes”.

Recomendaciones del editor