Un tratamiento para el alcoholismo reduciría síntomas del COVID-19

Un tratamiento usado contra el alcoholismo podría contribuir a reducir los síntomas del coronavirus y ralentizar su propagación en el organismo, según modelos moleculares desarrollados por científicos rusos.

Se trata del disulfiram, un fármaco que es usado para combatir el alcoholismo, señalaron químicos de la Universidad HSE y el Instituto Zelinsky de Química Orgánica.

El disulfiram es un medicamento utilizado para tratar el alcoholismo crónico, provocando efectos desagradables cuando se consumen incluso pequeñas cantidades de alcohol.

Los investigadores también encontraron evidencias en el neratinib, un medicamento experimental para tratar el cáncer de seno.

El hallazgo, publicado en la revista Mendeleev Communications, mostró que los fármacos con azufre son eficientes para ligarse a la proteasa principal del SARS-CoV-2, Mpro. Sin embargo, el disulfiram logró los efectos más duraderos.

Según los investigadores, el fármaco combate el SARS-CoV-2 a través de dos vías.

Por una parte, es un inhibidor de la proteasa principal de coronavirus. Además de ser resistente a las mutaciones, la Mpro desempeña un papel importante en la replicación del virus, por lo que su inhibición (bloqueo de su función) podría ralentizar o detener por completo su reproducción.

El fármaco también sería capaz de combatir los síntomas del COVID-19, como la disminución significativa de glutatión reducido, un antioxidante cuyo déficit puede conducir a manifestaciones graves de la enfermedad.

Los químicos también observaron beneficios del neratinib, un inhibidor de la tirosina quinasa, y que fue aprobado en 2017 por la FDA como tratamiento adyuvante del cáncer de seno.

Según los investigadores, ambos inhibidores podrían ser covalentes, es decir, forman un enlace químico con el objetivo para el tratamiento, por lo que su efecto es más duradero.

Los químicos, que se encuentra en fases iniciales de su investigación, pretenden desarrollar en 2020 y 2021 un modelado molecular de tratamientos para enfermedades que han demostrado su nocividad, pero que no se han extendido a nivel global.

Recomendaciones del editor