Review Spider-Man Miles Morales: refinado y efectivo

Spider-Man Miles Morales
Review Spider-Man Miles Morales: refinado y efectivo
“Spider-Man Miles Morales es un notable producto, que luce muy bien en la PS4 y además le saca provecho a la tecnología de PS5.”
Pros
  • La campaña principal es compacta y va directo al grano.
  • Luce muy bien en la PS4 y le saca partido al hardware de PS5.
  • Es un juego muy refinado en general.
Cons
  • Al igual que el juego de 2018, Miles Morales descansa en lo que ya funciona sin arriesgar nada.

El final del juego de Spider-Man de 2018 dejaba más o menos claro que la historia de ese hombre araña no se iba a terminar en un solo juego. Y no solo por motivos narrativos, sino porque una compañía como Sony no lanza a la venta un proyecto así de grande para no aprovecharlo con nuevas entregas. Por lo mismo, Spider-Man Miles Morales no es exactamente una sorpresa, excepto que tal vez muchos no esperábamos que una secuela llegase tan rápido.

Dicho lo anterior, vale preguntarse lo siguiente: ¿Es Spider-Man Miles Morales una secuela como tal? ¿O es solo una expansión del primer juego? La respuesta a esas preguntas sería “sí a ambas”, porque si bien es claro que el juego se construye gran parte de la base que dejó el primer Spider-Man, el hecho de tener un nuevo protagonista y una nueva historia lo hace más parecido a una secuela completa que a una expansión.

Mismo superhéroe, nuevo protagonista

En Spider-Man Miles Morales se toma el control de Miles Morales, quien actúa bajo el alero y la bendición del original Peter Parker. Miles Morales, si bien tiene otras motivaciones y vive dentro otro contexto argumental, tiene un set de habilidades básicas muy similares al hombre araña que conocimos en el título anterior (más algunos trucos nuevos, que se van consiguiendo a medida que se avanza en la historia). Y eso significa que este juego tiene un esquema muy parecido en cuanto a movimientos, mecánicas y controles, que van a ser absolutamente familiares para quienes disfrutaron y dominaron el Spider-Man de 2018.

Spider-Man Miles Morales

Para bien y para mal, los dos recientes juegos de Spider-Man son una apuesta súper segura, que se cimenta sobre un esquema de juego amigable más una puesta en escena del calibre de una superproducción de Marvel. En Spider-Man Miles Morales, todo lo anterior se mantiene y se potencia (especialmente la parte gráfica en la versión de PlayStation 5). Y en lo que termina siendo desarrollo de la historia y de las actividades, hay algunas diferencias sutiles, pero diferencias al fin y al cabo.

Una de esas diferencias se relaciona con que el juego en sí es más corto que el original, lo que en este caso funciona para mejor. ¿Por qué? Porque el Spider-Man original no destacó, precisamente, por el diseño de las actividades. Y esto afectó de manera directa a la campaña del juego, que si bien no pasa la barrera de las 20 horas de duración, por momentos se hizo un poco cansina dado el hecho de que no todas las misiones estuvieron muy inspiradas. Dicho de otra forma, Spider-Man no tiene un diseño de misiones tan refinado como Batman Arkham (y especialmente Arkham City), la franquicia de superhéroes que sirvió de inspiración para este juego.

Entonces, en Spider-Man Miles Morales se da el fenómeno de “menos es más”. A menos cantidad de misiones, menos posibilidades hay de que las actividades se hagan repetitivas. De la misma forma, el guión que va uniendo cada misión es más directo, por lo que en ningún momento se pierde tiempo explicando las motivaciones del nuevo Spider-Man, en secciones que en otros juegos parecen relleno. Todo lo que hay que saber sobre Miles Morales como el vecino amistoso de Harlem queda claro en la primera hora; de ahí en adelante, toca ponerse manos a la obra sin mayores rodeos.

Spider-Man Miles Morales es un juego más compacto y más firme en cuanto a la línea principal de misiones principales. Esto no quiere decir que no haya contenido secundario ni nada por el estilo, sino al contrario; como buen juego de mundo abierto, se llega rápidamente a un punto en que el mapa está tan plagado de íconos y marcadores y puede ser fácil perderse entre misiones secundarias y eventos específicos que completar. Es muy claro que Insomniac Games en ningún caso trata de reinventar algo nuevo o descubrir la pólvora de estos juegos, sino que simplemente apelan a lo que se sabe que funciona.

Un juego que se ve bien en dos generaciones distintas

Spider-Man Miles Morales

El nuevo Spider-Man Miles Morales cumple dos objetivos bien marcados. Por un lado, sirve para darle más de Spider-Man a la gente que disfrutó el primer juego y que seguirá jugando en su PlayStation 4, al menos por un tiempo más. Por otra parte, también sirve para entregar contenido a todos quienes se compraron la nueva PlayStation 5 y quieren ver la consola brillar.

Y vaya que Miles Morales sí brilla en esta consola, sobre todo en el aspecto técnico. Este juego sigue luciendo muy bien en la antigua PS4 pero en PS5 está absolutamente potenciado en términos de resolución y de efectos gráficos como la tecnología de ray tracing. Además, estas opciones no son fijas sino que ajustables a través de un puñado de ajustes visuales que permiten correr el juego a mayor resolución y ray tracing a cambio de una tasa de cuadros por segundo inferior, o bien sacrificando resolución y ray tracing para alcanzar los 60 cuadros por segundo. Recientemente además, se actualizó el juego con un tercer parche que permite activar ray tracing más una tasa de 60 cuadros por segundo, a costa de tener menos peatones en las calles y otros detalles por el estilo.

Cualquiera sea la opción (o la consola) que se elija, Spider-Man Miles Morales se ve impecable. Y a lo anterior hay que sumarle lo que ocurre con los tiempos de carga, que a causa de la unidad SSD de la PS5, son muy reducidos. Ahora, el viaje rápido dentro del juego es realmente rápido y las pantallas de carga son mínimas, sobre todo en la comparación directa con la versión de PS4 que también se ve muy bien (al igual que el juego original), pero que está limitada a causa del hardware más anticuado.

Dicho lo anterior, Spider-Man Miles Morales es un buen juego, sin importar la plataforma en la que se juegue. En el comienzo de la generación pasada, el problema de los juegos intergeneracionales era que las versiones de consolas antiguas eran las que tenían que recortarse. Aquí, en cambio, da la sensación de que el proceso es a la inversa: no se recorta la versión de PS4 sino que simplemente se potencia la versión de PS5. Y por eso es que, más allá de lo explicado en el párrafo anterior, Spider-Man Miles Morales es un juego que se puede disfrutar de muy buena forma sin importar en la consola en la que se juegue.

Spider-Man Miles Morales

Spider-Man Miles Morales, un juego apto para todos

En general, Spider-Man Miles Morales es un juego que cubre muy bien el espectro de dos tipos de jugadores; los menos experimentados y los más. Al ser un juego de uno de los personajes más populares de Marvel, le llamará la atención a gente que quizás no juega muchos videojuegos y por ello el juego incluye varias opciones de dificultad y accesibilidad que les permitirán disfrutar la historia y la puesta en escena sin complicarse por la dificultad. En cambio, los jugadores más veteranos o entusiastas pueden subir el nivel de dificultad al máximo y tener un desafío mucho más complejo (y realmente difícil), mientras recorren el mapa de punta a punta limpiando cada misión y recogiendo cada objeto coleccionable.

Spider-Man Miles Morales tiene como gran virtud ser un juego muy bien cerrado, en todos sus aspectos y versiones. Quizás su diseño general no sea el más virtuoso de todos, pero esa discusión es aparte. Lo importante es que Insomniac Games ha entregado otra vez un producto muy sólido, que saca lo mejor de cada plataforma y que le hace total justicia a esta interpretación del personaje.

Recomendaciones del editor