Skip to main content

DT en Español podría recibir una comisión si compras un producto desde el sitio

Análisis de Pokémon Diamante Brillante: no todo lo que reluce es oro

Una imagen del videojuego Pokémon Diamante Brillante
Análisis de Pokémon Diamante Brillante: no todo lo que reluce es oro
PVS $59.99
“Uno siempre regresa adonde fue feliz, y en el caso de Pokémon la afirmación es realmente válida. Si Pokémon Diamante y Perla están entre tus favoritos, Diamante Brillante y Perla Reluciente te harán feliz”
Pros
  • Gameplay clásico de Pokémon
  • Una vasta pokédex para llenar
Cons
  • No tiene nuevas mecánicas de juego competitivo

Uno siempre regresa adonde fue feliz, y en el caso de Pokémon la afirmación es realmente válida. ¿Cuál es tu juego de Pokémon favorito? Tengo 33 años y el mío es Pokémon Gold, tal vez porque representó un salto cuántico respecto de Pokémon Red. También porque tengo un especial cariño por Pokémon Ruby, ya que fue el primer juego de la serie que probé “consciente” de las mecánicas del metajuego.

Una imagen del videojuego Pokémon Diamante Brillante
Sin ser espectacular, Pokémon Diamante Brillante es lindo.

Ahora estoy aquí ante Pokémon Perla Reluciente y Pokémon Diamante Brillante, dos reediciones de los primeros juegos de la serie para la Nintendo DS. Para mí, Perla y Diamante fueron los juegos con los que me alejé de la serie, más por frustraciones personales en torno al metajuego que por la calidad de los títulos, que por cierto gozan de buena fama entre los fanáticos de la serie. Pero que no tenga en gran estima a Perla y Diamante no significa que no sepa que, como ocurrió conmigo con Pokémon Ruby, para muchos fue el juego que los introdujo al mundo de Pokémon, así que ante semejante expectativa ILCA (el estudio detrás del desarrollo) trae de vuelta la región de Sinnoh, donde como entrenador debes salvar al mundo de los planes del Equipo Galaxia.

No todo lo que brilla es oro

Creo que lo primero que debes saber de los remakes Pokémon Perla Reluciente y Pokémon Diamante Brillante es que son juegos muy distintos respecto de Pokémon Espada y Pokémon Escudo. Los juegos tienen la llamada vista “desde arriba” (top down) y no la cámara dinámica en tercera persona que, a mi parecer, da una fantástica sensación de frescura en Espada y Escudo. En pocas palabras, estas reediciones se sienten muy retro, y si jugaste mucho Perla y Diamante en 2006 (¡hace 15 años!) lo más probable es que te des cuenta que el cambio más significativo es la actualización gráfica.

Una batalla en Pokémon Diamante Brillante
Algunas cosas no cambian, como las batallas contra equipos de seis Magikarp.

Claro, hay algunas mejoras que hacen de Perla Reluciente y Diamante Brillante juegos más accesibles respecto de sus pares originales. Creo que el más útil en términos de experiencia de juego es que después de cada batalla todos los pokémon de tu equipo reciben puntos de experiencia para subir de nivel, así que aún cuando básicamente solo utilices a tu starter (yo elegí a Chimchar) conforme avances terminarás con un equipo más o menos homogéneo en su nivel, adición bastante útil pero que ya vimos en Espada y Escudo. Hay otros detalles agradables, como que recibas a Jirachi o a Mew si jugaste Espada / Escudo o Let’s go Evee / Let’s go Pikachu.

Otra adición benéfica es la función de autoguardado, de la que si bien no hay mucho que decir, sí representará un cambio notable para los jugadores de la vieja escuela, habituados a guardar su partida cada que terminaban su sesión de juego. Ahora basta con poner la consola en modo espera (¿alguien apaga realmente su Switch?) y guardar tu Switch para retomar tu aventura más tarde, confiado en que tus avances estarán ahí.

Respecto de las adiciones, probablemente escuches algunos comentarios negativos que dicen que Pokémon Perla Reluciente y Pokémon Diamante Brillante son reediciones flojas. Y ciertamente lo son, aunque los puntos en los que se puede señalar esa flojera sean debatibles.

Desde mi punto de vista, que Perla Reluciente y Diamante Brillante no vayan a tener juego competitivo VGC (la categoría en la que se juega el Mundial de Pokémon) y por tanto carezcan de nuevas mecánicas como la reintroducción de las megaevoluciones u otro tipo de características pensadas en el multijugador, hacen que opte por alejarme. Sí, es probable que las juegue por su valor anecdótico, pero como desde hace muchos años mi único interés en Pokémon es su juego competitivo, estas reediciones tienen poco que ofrecerme.

Pokémon Diamante Brillante trae de vuelta los concursos de belleza
Si amas los concursos de belleza, Pokémon Diamante Brillante te hará feliz.

Del otro lado, los calabozos aleatorios de las Grutas del subsuelo, los concursos de belleza y la construcción de bases secretas seguramente añaden algo de valor de jugabilidad para quienes hallen estas adiciones entretenidas. Yo paso.

Roark, líder de gimnasio en Pokémon Diamante Brillante
¿Te acuerdas cómo se llama este líder de gimnasio?

Igual, sé que no todos los fanáticos de Pokémon son asiduos al juego competitivo (¡deberían de serlo!, en especial ahora que jugar y aprender es tan accesible), así que para ellos debo decir que Perla Reluciente y Diamante Brillante son adorables. Si tu expectativa es volver a la región de Sinnoh, completar la Pokédex (incluye todo la Pokédex de Sinnoh y prácticamente las de Kanto, Johto y Hoenn), derrotar ocho gimnasios nada memorables hasta vencer a la campeona Cynthia —la única que trascendió y que por eso protagoniza un episodio de Pokémon Generations—, Perla Reluciente y Diamante Brillante te van a entretener.

Pero si no tienes el mejor recuerdo de estos juegos, o como en mi caso tu única motivación es el juego competitivo, sigue con Pokémon Espada y Pokémon Escudo. Después de todo, no olvides que en enero de 2022 sale Pokémon Legends Arceus, un juego que, aún sin tener un componente competitivo, promete una experiencia más novedosa que Perla Reluciente y Diamante Brillante.

Recomendaciones del editor

Topics