Redmi Note 10 5G: la apuesta económica de Xiaomi por la conectividad

Redmi Note 10 5G: la apuesta económica de Xiaomi por la conectividad
“El Xiaomi Redmi Note 10 5G es un teléfono modesto en algunas de sus prestaciones como la cámara o la pantalla, pero compensa esa carencia con la conectividad 5G y su precio de 229 euros”
Pros
  • Cómodo en mano
  • Pantalla de 90 Hz fluida
  • Tiene conector jack de audio
  • 5G
Cons
  • Se ensucia con mucha facilidad
  • El brillo de la pantalla es insuficiente en exteriores

Como era de esperar, Xiaomi no iba a dejar la familia Redmi Note 10 con solo dos integrantes, así que el fabricante se preocupó en llenar bien su catálogo de gama media con cuatro teléfonos.

Hace unas semanas pude probar los Redmi Note 10 y Redmi Note 10 Pro, y ahora fue el turno del hermano que cuenta con conectividad 5G, el Redmi Note 10 5G. Si bien este teléfono conserva un diseño muy similar al resto de sus hermanos, tiene algunas diferencias más allá de la conectividad (aunque no todas buenas). Si quieres saber todo sobre este teléfono cuyo precio parte en 229 euros, te recomiendo que sigas leyendo esta revisión.

Diseño: muy “Redmi Note 10”

El Xiaomi Redmi Note 10 5G tiene una pantalla de 6.5 pulgadas Full HD+ (2,400 x 1,080 pixeles) que ofrece una frecuencia de actualización de 90 Hz. En general, la pantalla funciona de manera fluida, responde a los toques y las transiciones con precisión, pero el nivel de brillo máximo me parece insuficiente en exteriores con mucha luz, ya que en la mayoría de estas situaciones me resultó complicado poder ver en ella.

La parte trasera está acabada en vidrio como en los demás modelos y, al igual que estos, no es nada resbaladizo. Sin embargo, es un teléfono que se ensucia con mucha facilidad y que se llena de huellas, pelusas o polvo de manera constante. Como opción, puedes ponerle la funda transparente que incorpora en su caja.

Los botones de volumen se encuentran en el lateral derecho, así como el botón de encendido. Este hace las veces de lector de huellas que funciona con bastante precisión. El dispositivo también incluye un sistema de reconocimiento facial por medio de su cámara frontal de 8 megapixeles.

El diseño es muy similar al resto de los Redmi Note 10: cómodo en mano, funcional y ligero. Además, a simple vista transmite sensaciones de calidad a pesar de costar poco más de 200 euros.

Potencia y autonomía correctas

El Xiaomi Redmi Note 10 5G cuenta con un procesador Dimensity 700 de MediaTek que le otorga conectividad 5G. El teléfono soporta tanto 5G SA como NSA, además tiene NFC y jack de audio de 3.5 milímetros.

Para las memorias, este teléfono tiene opciones con 4 o 6 GB de RAM junto a 128 GB de almacenamiento interno. Durante el tiempo que probé el teléfono cumplió de manera correcta con un uso normal sin sufrir cierres súbitos de aplicaciones o cuelgues del sistema.

Redmi Note 10 Pro

En general, responde con eficacia y fluidez en las acciones diarias, tanto en multitarea como al ejecutar juegos o contenido multimedia. La batería del dispositivo es de 5,000 mAh y con ella pude usar el móvil de manera continua durante un día y medio completo (un poco menos cuando la frecuencia de actualización era de 90 Hz durante mucho tiempo).

El dispositivo viene de serie con un cargador de 18 W con el que la carga completa se produce en una hora y media, tiempo excesivamente alto si lo comparamos con el Realme Note 10 Pro.

Las cámaras no son su fuerte

Cuando nos enfrentamos a un teléfono económico que cuenta con “extras” potentes como la conectividad 5G, sabemos que en algo va a quedarse corto; en el caso este teléfono, lo hace con las cámaras. El Redmi Note 10 5G cuenta con una cámara triple formada por un sensor de 48 megapixeles con apertura f/1.79 y dos sensores de 2 MP, uno macro y otro de profundidad para mejorar el modo retrato.

En general, las fotos con este teléfono en condiciones de buena luz han sido buenas en términos de nitidez y reproducción del color, pero no soporta nada bien la ausencia de luz y el ruido se hace presente demasiado pronto.

El modo retrato tiene un desenfoque bastante sutil, pero los colores en este caso (sobre todo los de la piel) se ven muy saturados.

El sensor de 48 MP tiene un apartado dedicado en la aplicación de la cámara y con este, como hemos visto en varios teléfonos de gama media, podemos conseguir imágenes con mayor resolución. Eso sí, serán más grandes y podrás recortarlas, pero no encontrarás grandes diferencias en otros aspectos con las imágenes tomadas en modo automático o pro.

La cámara frontal de 8 MP y apertura f/2.0 da unas selfies un poco artificiales, brillantes, pero poco nítidas, como si tuviera un filtro belleza activado. Sin embargo, el modo retrato es bastante natural en esta cámara.

Como se puede ver, se trata de una cámara para usuarios no tan exigentes, pero que puede dar resultados aceptables en condiciones de poca luz.

Conclusiones

El Xiaomi Redmi Note 10 5G es un teléfono modesto en algunas de sus prestaciones como la cámara o la pantalla, pero compensa esa carencia con la conectividad 5G y su precio de 229 euros. Su rendimiento está dentro de lo esperado (complaciente, fluido), así como su autonomía, aunque el sistema de carga rápida no termina por convencer.

En conclusión, es un buen competidor dentro de su gama, en especial contra el Realme 8 5G al que le puede plantar un cara a cara, aunque en general no destaca por nada dentro del mercado ni tampoco dentro de la familia Redmi Note 10.

Recomendaciones del editor