Realme 8 5G: con la conectividad como bandera

Realme 8 5G: con la conectividad como bandera
“Sin duda es una opción muy interesante para aquellos que busquen un teléfono con 5G económico, pero no lo recomendaría a usuarios medianamente exigentes con la fotografía.”
Pros
  • Diseño original.
  • Buena autonomía.
  • 5G.
  • Pantalla 90 Hz.
  • Precio competitivo.
Cons
  • No tiene carga inalámbrica.
  • La cámara deja mucho que desear.
  • No tiene sensor de huellas en la pantalla

El Realme 8 no llegó solo. El dispositivo, que tuvimos la oportunidad de analizar hace algunos días, llegó acompañado de un hermanito idéntico a él por fuera, pero con algunos cambios por dentro.

El apellido del Realme 8 5G deja entrever su diferencia más destacable respecto al Realme 8. Y es que este dispositivo lleva a los usuarios la conectividad 5G por un precio inferior a los 200 euros.

Pero además de contar con 5G, este teléfono ofrece muchas otras características que conocerás en este análisis a fondo. 

Diseño: calco al Realme 8, pero sin sensor en la pantalla

Las diferencias entre el Realme 8 y el Realme 8 5G son casi imperceptibles a simple vista. Este dispositivo también tiene una llamativa trasera con destellos según le da la luz, lo que le convierte en un modelo muy original y llamativo.

Realme 8 5G

El módulo de cámara triple rectangular también está ubicado en la esquina superior izquierda, por lo que queda muy bien integrado en el conjunto del equipo. Las opciones de color son negro y azul; este último fue el que tuve la oportunidad de probar. Es un color muy bonito, pero como sucedía con el plateado del Realme 8, es bastante sucio, ya que es inevitable que se llene de huellas. 

El teléfono tiene una pantalla AMOLED de 6.5 pulgadas con resolución FullHD+, brillo de 600 nits y perforación para la cámara frontal en el margen superior izquierdo. Esta pantalla ofrece una tasa de actualización de 90 Hz, bastante más que el Realme 8, que se queda en los 60 Hz.

Realme 8 5G

Lo que sí echamos de menos en este dispositivo es el sensor de huellas en la pantalla. En su lugar monta un sensor lateral, ubicado en el botón de inicio. Como he dicho en otras ocasiones, este sensor me parece muy poco práctico, pues no todas las personas usamos la mano derecha como principal: puede ser algo tedioso desbloquear el dispositivo si eres zurdo.

La cámara frontal es de 16 megapixeles y  también se encarga de gestionar el sistema de reconocimiento facial del teléfono.

Es un dispositivo muy cómodo en mano gracias a sus dimensiones de 162.5 x 74.8 x 8.5 milímetros y su peso de 185 gramos. También ayuda a esta sensación su trasera que, a pesar de ensuciarse con facilidad, no es nada resbaladiza.

Potencia: con el 5G como bandera

El Realme 8 5G cuenta con un procesador Dimensity 700 de MediaTek que, además de ser más potente que el Helio G95 del Realme 8, le otorga conectividad 5G. El teléfono soporta tanto 5G SA como NSA y además cuenta con Bluetooth 5.1, NFC y jack de audio de 3.5 milímetros.

Realme 8 5G

Para las memorias, el Realme 8 5G cuenta con 6 GB de RAM y versiones de almacenamiento de 64 y 128 GB. En general, durante el tiempo que usé el teléfono cumplió bien en el uso comedido, no sufrió cierres súbitos de aplicaciones ni se colgó el sistema en ningún momento. 

Lo que sí noté es que se calentaba un poco al usarlo durante un tiempo prolongado. No era algo muy exagerado, pero merece la pena destacarlo.

En cuanto a la batería, el Realme 8 5G tiene una pila de 5,000 mAh con sistema carga rápida de 15W Dart Charge (el cargador compatible está incluido en la caja). Con un uso moderado y con la pantalla a 60 Hz, la batería del teléfono dura hasta un día y medio, pero cargarlo requiere aproximadamente 1 hora 40 minutos. La pantalla a 90Hz aumenta el consumo de la batería considerablemente.

Cámaras: muy ajustadas

Que el Realme 8 5G sea un teléfono económico es algo que se nota mucho en sus cámaras. Cuenta con una triple formada por un sensor de 48 megapixeles con apertura f/1.8 y dos sensores de 2 MP, uno macro y otro monocromo para mejorar el modo retrato. 

Las fotos con este teléfono en condiciones de buena luz son buenas en cuanto a la nitidez, pero la reproducción del color es bastante artificial. El modo retrato es muy sutil, con el desenfoque no muy marcado y con un recorte a veces un tanto errático.

El sensor de 48 MP tiene un apartado dedicado dentro de la app de la cámara. Con este modo podemos lograr imágenes con mayor resolución, pero en general y como sucedía con el Realme 8, no encontrarás grandes diferencias en otros aspectos de las imágenes como la nitidez o la reproducción del color respecto al modo automático.

Donde más sufre la cámara de este teléfono es en el modo noche. Es muy exagerado, artificial y que además tarda mucho en procesar la imagen, por lo que en la mayoría de las ocasiones las fotos resultaban movidas.

La cámara frontal de 16 MP y apertura f/2.0 da unas selfies muy naturales, definidas y, en general, bastante luminosas. El modo retrato también es muy natural en esta cámara.

Conclusiones

El Realme 8 5G es un teléfono sencillo, con un diseño bonito y una buena pantalla, además de una potencia bastante buena para un precio que parte en 199 euros. Sin duda, es una opción muy interesante para aquellos que busquen un teléfono con 5G económico, pero no lo recomendaría a usuarios medianamente exigentes con la fotografía.

En el caso de que queramos un teléfono 5G económico y con una cámara mejor, mi recomendación es el Xiaomi Mi 11 Lite, aunque eso sí, su precio inicial es de 399 euros.

Recomendaciones del editor