Huawei MatePad 11: una tableta con HarmonyOS como distintivo

Huawei MatePad 11: una tableta con HarmonyOS como distintivo
“La Huawei MatePad 11 es una tableta con un hardware excelente que gracias a HarmonyOS aprovecha aún más su potencial.”
Pros
  • Pantalla de 120 Hz
  • Fluidez del sistema operativo
  • Construcción robusta
Cons
  • No todas las apps están en App Gallery
  • Tarda dos horas en cargarse por completo
  • La versión de 6+64 GB no incluye el lápiz óptico

Huawei ha trabajado duro para hacer frente a las restricciones impuestas por el veto estadounidense. Y es que la compañía china ya cuenta con su propio sistema operativo que la hace ser independiente de Android. Este sistema, HarmonyOS, llega a Europa en tres dispositivos: un televisor, un smartwatch y una tableta. Esta última, la Huawei MatePad 11, pasó por nuestras manos y ahora podemos contarte todo sobre ella, tanto por fuera como por dentro.

Diseño clásico

A pesar de ser la primera tableta de la marca en estrenar HarmonyOS fuera de su país natal, la MatePad 11 mantiene una línea de diseño semejante a la de modelos previos. Su pantalla es de 11 pulgadas y tiene un peso de 493 gramos, combinación perfecta para usarla en todo tipo de situaciones y llevarla a todas partes.

El botón de encendido se ubica en el borde superior del dispositivo, mientras que los botones de ajuste de volumen están en el lateral derecho. Los cuatro altavoces se sitúan en la parte superior e inferior del dispositivo, muy bien integrados en el cuerpo de la tableta, además de que ofrecen un sonido muy bueno para ser una tableta. En general tiene una estética sobria y elegante, con unos acabados que hacen que se sienta robusta y de calidad.

Su pantalla DCI-P3 tiene una resolución de 2560 x 1600 pixeles con una frecuencia de actualización que puede alcanzar los 120 Hz. Como sucede con los teléfonos, esta frecuencia permite un desplazamiento más suave en los juegos, en determinadas aplicaciones y por supuesto en la navegación. El panel ofrece tres configuraciones posibles: Dinámico (se adapta al uso que le estemos dando),  Alto (ajustado a 120 Hz) y Estándar (establecido en 60 Hz).

El nivel de brillo de la pantalla es bueno, aunque no lo suficiente como para usarla a la perfección en exteriores. Aun así, ofrece una reproducción de los colores excelente con negros bastante profundos a pesar de la ausencia de tecnología OLED.

Potencia y autonomía

La MatePad 11 pulsa cuenta con un procesador Snapdragon 865, el mismo chip que encontramos en muchos teléfonos de gama alta como el OnePlus 8T, el Oppo Find X2 Pro o el el Xiaomi Mi 10 Pro. Existen dos versiones de memorias disponibles: 4 GB de RAM y 64 GB de almacenamiento, y 6 GB de RAM + 128 GB de almacenamiento (configuración de la unidad que probamos).

Huawei MatePad 11

Sobra decir que, con esta configuración interna y un sistema optimizado como HarmonyOS, los resultados han sido excelentes. Es una de las tabletas más potentes que encontrarás por poco más de 400 euros, buena experiencia que además se magnifica gracias a la posibilidad de usar la pantalla a 120 Hz.

Su batería de 7,250 mAh es bastante duradera: con uso normal (sin reproducción de video constante) y el modo dinámico de la pantalla activado pude rendir un día completo sin tener que cargarla. En cuanto al tiempo de carga, se toma unos 30 minutos en llegar a 35 por ciento y poco más de dos horas para completar una carga completa.

HarmonyOS

La verdadera novedad de esta tableta es que cuenta con HarmonyOS en su versión 2.0 en lugar Android, pero es inevitable ver la sombra de Google en este sistema operativo. Y es que HarmonyOS se basa en el código Open Source de Android y aunque también toma un poco de Linux, las semejanzas son muchas, lo cual no tiene que ser necesariamente negativo, sino al revés.

Huawei MatePad 11

Lo más llamativo es que esta tableta funciona mucho más rápido y fluido que los modelos con Android y EMUI que teníamos hasta la fecha. Huawei hizo un buen trabajo de optimización, ya que el sistema se siente sólido y estable. Apenas encontramos aplicaciones preinstaladas, salvo algunas de Huawei. Por otra parte, la interfaz mantiene la estructura con los menús y paneles que veíamos en EMUI.

Hay que tener en cuenta que se trata de un sistema operativo muy nuevo que aún tiene un gran margen de mejora, pero debo señalar que durante mi uso no he experimenté ningún problema con él más allá de no poder instalar las apps de Google. HarmonyOS 2.0 ofrece opciones muy interesantes para la productividad como la multipantalla, que muestra dos ventanas de la misma aplicación al mismo tiempo, o el modo duplicador de aplicaciones, con el que una aplicación como Health (Salud de Huawei) o Petal Search (su buscador nativo) se puede usar en dos ventanas, cada una con contenido distinto.

Como sucedía con los Huawei P40 y Mate 40, las apps deben descargarse desde la AppGallery y quizás es el punto más espinoso del sistema operativo, ya que por el momento la tienda de aplicaciones de Huawei no tiene muchas de las plataformas más populares como Facebook, Instagram o Twitter. Huawei también ofrece un buscador de apps externo que nos lleva a repositorios de APK, pero este no es el método más deseable para instalar aplicaciones.

Conclusiones

La Huawei MatePad 11 es una tableta con un hardware excelente que gracias a HarmonyOS aprovecha aún más su potencial. La única desventaja frente a la competencia es que su tienda de aplicaciones no tiene todo lo que ofrecen App Store y Google Play. A pesar de esto, su precio de 399 euros para la versión de 6 GB y 128 GB la convierten en una opción excelente dentro del mercado de tabletas.

Recomendaciones del editor