Netflix está en problemas. ¿Qué puede hacer para no ceder su trono?

El rey del contenido por streaming, Netflix, está en la cuerda floja y en riesgo de ceder o compartir su trono con varios competidores.

Un reciente informe de sus ganancias al segundo trimestre de 2019 indica que no ha crecido como se proyectaba. Y es apenas natural que todo tenga un tope, ya que es la primera vez desde 2011 que ha perdido suscriptores. Sin embargo, las estimaciones estuvieron muy alejadas de la realidad. La empresa esperaba ganar 300,000 clientes en Estados Unidos entre abril y junio. En su lugar, perdió más de 100,000, lo que hizo que el valor de la acción cayera y se prendieran las alarmas.

¿A qué se debe este cambio en la marea? A pesar de que Netflix ha tenido un crecimiento sostenido desde que su popularidad empezó a crecer hace ya varios años, poco a poco otras empresas se han interesado en este mercado, quitándole los derechos para transmitir series y películas. Tal fue el caso de Friends y The Office, de NBC, que abandonaron ya la plataforma.

Y esa es apenas la punta del iceberg. Disney tiene un gran conglomerado, que incluye a Fox, LucasFilm, ESPN, 20th Century Fox y Marvel, lo que quiere decir que ninguna de las producciones que lleven sus sellos serían transmitidas en Netflix una vez el servicio de streaming Disney Plus llegue a finales de este año.

Pero más allá de las implicaciones que tienen las adquisiciones de las grandes cadenas, Netflix tiene otro gran problema: sus producciones originales. A pesar de que hemos visto fabulosas series originales, como La Casa de Papel, Club de Cuervos, House of Cards 3%, es cada vez más frecuente encontrar películas como How it Ends, que -sinceramente- hubiera preferido nunca haber visto. Y este es un sentimiento cada vez más creciente. Netflix entró a producir una gran cantidad de películas en varios países, pero pocas reciben buenas críticas.

Y lo grave es que los números en Estados Unidos son un reflejo de la tendencia global. En el exterior, se reportaron 2.83 millones de suscriptores, cuando en realidad se esperaban 4.8 millones. Los precios de Netflix aumentaron en varios lugares. Además, seguramente hay muchas personas que comparten sus contraseñas con familiares y amigos. Todos pueden ser factores que influyen en este reporte.

Claramente, el panorama de Netflix varía mucho por país, pero no ayuda que el contenido de Disney no vaya a estar disponible cuando Disney Plus sea una realidad. La única solución que tiene la plataforma para competir en este punto es invertir más en sus producciones originales. Los días de su reinado podrían estar contados, pero todavía tiene espacio para maniobrar y dar una buena batalla, en la que los beneficiados serán los espectadores.

Los puntos de vista expresados aquí pertenecen al autor y no reflejan las creencias de Digital Trends.

Recomendaciones del editor