Tinder quiere implementar un botón de pánico para las citas

Botón de pánico de Tinder será una herramienta publicitaria

La seguridad en las plataformas tecnológicas y sobre todo aquellas de movilidad como Uber, ya han comenzado a implementar medidas de geolocalización para sus usuarios, como una forma de alertar sobre potenciales peligros.

La app que ahora pretende subirse a ese carro es la popular plataforma de citas Tinder, que a través de su empresa matriz Match Group está decidida a otorgar mayor confianza a sus suscriptores.

Por eso es que las principales actualizaciones vendrían de la mano de la implementación de un botón de pánico y un sistema que rastrea la ubicación de los usuarios y notifica a las autoridades en caso de problemas de seguridad, tal como informó The Wall Street Journal.

La directora ejecutiva de Match Group, Mandy Ginsberg, se refirió a estas próximas medidas de seguridad. “Deberías dirigir un negocio de citas como si fueras una madre. Pienso mucho en la seguridad, especialmente en nuestras plataformas, y en lo que podemos hacer para reducir el mal comportamiento. Hay muchas cosas que les decimos a los usuarios que hagan. Pero si podemos proporcionar herramientas además de eso, también deberíamos hacerlo”, señaló.

Para eso, Tinder se está asociando con la empresa Noonlight, que crea un software que puede enviar señales de alarma y emergencia ocupando la ubicación de las personas.

Elie Seidman, CEO de la app de citas, también se refirió a estas nuevas medidas, que significaría añadirle una etiqueta al perfil de los usuarios para advertir que cuentan con el botón de pánico. “Comparo esto con las señales que tiene un sistema de seguridad. Le dice a la gente que estoy protegido, y eso es un elemento disuasivo”, ejemplificó.

Desde Match Group, eso sí, se apresuran en dejar en claro que los datos de ubicación no serán usados para campañas de marketing.

Publicidad por seguridad

Aunque aplaudido, el botón de pánico de Tinder está lejos de ser gratuito. De hecho, su activación dependerá de la instalación de una segunda app, llamada Noonlight, que no implica un costo monetario adicional para los usuarios.

Sin embargo, el software sí monitorea los pasos de quienes lo tengan en sus teléfonos, presumiblemente para mostrarles publicidad de Facebook y YouTube, entre otros, que reciben información a cada minuto, denunció Gizmodo.

“Cuando utilizas nuestro servicio, nos autorizas a compartir información con organismos de emergencia. Además, podemos compartir información (…) con nuestros socios comerciales, proveedores y consultores externos que realizan servicios en nuestro nombre o que nos ayudan a proporcionar nuestros servicios, tales como contabilidad, gerencia, técnico, marketing o análisis”, dicen sus condiciones de uso.

Tras un análisis a Noonlight, el medio descubrió al menos cinco empresas a las que se le entregaron datos, como Branch, Braze (antes llamada Appboy) y Kochava.

Luego de negar las acusaciones, Nick Droege, uno de los cofundadores de la controvertida aplicación aseguró que “no vendemos datos de usuarios a terceros con fines de marketing o publicidad. La misión de Noonlight siempre ha sido mantener seguros a nuestros millones de usuarios”.

Para Gizmodo, “queda claro que aunque los datos no se ‘vendan’, sí están cambiando de manos. Branch, por ejemplo, recibió algunas especificaciones básicas sobre el sistema operativo y la pantalla del teléfono (…) La firma también proporcionó al teléfono una “huella digital” única que podría usarse para vincular al usuario a través de cada uno de sus dispositivos “.

*Actualizada el 24 de enero de 2020 con información sobre Noonlight

Recomendaciones del editor