Tú número de teléfono en Facebook se vende en Telegram

A las acusaciones de cómo utiliza Facebook los datos de sus usuarios con fines publicitarios bien podría sumarse una nueva acusación: ¿cómo protege Facebook estos datos? Y es que, de acuerdo con una investigación del portal Motherboard, los números de teléfono de al menos 500 millones de usuarios de Facebook están a la venta a través de un chat automatizado en Telegram.

El reportaje señala que un bot de Telegram permite prácticamente a cualquier persona pagar desde $20 dólares por el número de teléfono de un usuario hasta $5,000 por un paquete con los números telefónicos y nombres de usuario de cuentas en al menos 19 países, incluido Estados Unidos.

Logo de Facebook
Unsplash

La base de datos de donde salieron estos números fue robada a Facebook antes de agosto de 2019, según reconoció la misma red social. Y aunque Facebook asegura que tomó acciones para evitar otro robo de datos sensibles de sus usuarios, el experto en ciberseguridad Alon Gal dijo a Motherboard que el daño ya está hecho.

“Es muy preocupante ver a la venta una base de datos de este tamaño, es un daño severo a la privacidad y seguramente será usada en prácticas de smishing [envío de mensajes fraudulentos] y otras actividades delictivas”, dijo el especialista al portal.

La base de datos puesta en venta representa aproximadamente una quinta parte del total de los usuarios de Facebook, que según información propia de la red social asciende a 2.7 mil millones de usuarios. Cualquier persona con una cuenta en Facebook puede consultar si su teléfono está dado de alta en la red social, accediendo a la sección de Configuración y después al apartado de Celular o Teléfono Móvil. 

De cualquier forma, aun si tu teléfono no está dado de alta en Facebook, lo más probable es que la red social lo tenga gracias al intercambio de datos con otros servicios de la empresa, como WhatsApp. Ante ello, la recomendación hecha por los expertos de seguridad es no proporcionar ningún dato sensible a través de mensajes de texto o mediante apps de mensajería, aún cuando la comunicación aparente ser legítima.

Recomendaciones del editor