Skip to main content

Así aterrizó de regreso la cápsula Starliner de Boeing

La nave espacial Starliner de Boeing regresó a la Tierra al final de una misión de prueba crucial, aterrizando en White Sands Missile Range en Nuevo México poco antes de las 5 p.m. hora local del miércoles 25 de mayo.

Las imágenes compartidas por Boeing mostraron el momento en que la nave espacial realizó su aterrizaje asistido por paracaídas después de su salida de la Estación Espacial Internacional (ISS) unas cuatro horas antes en una misión que duró seis días.

Touchdown, #Starliner. At 6:49pm ET (22:49 UTC), @BoeingSpace's spacecraft landed at White Sands Space Harbor, New Mexico. Today's return from the @Space_Station marks the end of Orbital Flight Test-2, a demo providing data to help certify it to carry astronauts. pic.twitter.com/FPdo9F8XEJ

— NASA (@NASA) May 25, 2022

La NASA también compartió algunas imágenes del regreso a casa:

Check out first images from the landing of @BoeingSpace CST-100 #Starliner spacecraft as part of the Orbital Flight Test 2 at the White Sands Space Harbor in New Mexico! 📷https://t.co/sulsB282OS pic.twitter.com/8K54oD0oyJ

— NASA HQ PHOTO (@nasahqphoto) May 25, 2022

Poco después de aterrizar, Boeing tuiteó estas imágenes de ingenieros acercándose a la nave espacial. Debajo de él, podemos ver los airbags que se inflaron para suavizar el aterrizaje del Starliner.

See closer views of #Starliner on the ground and hear more about the heat shield in action. pic.twitter.com/mfIyma7Uru

— Boeing Space (@BoeingSpace) May 25, 2022

La NASA dijo que la nave espacial reutilizable Starliner aterrizó a unas tres décimas de milla al sureste del lugar de aterrizaje objetivo, describiéndolo como «básicamente un ojo de buey».

La misión Orbital Flight Test-2 (OFT-2) no tripulada de este mes siguió a un vuelo fallido en 2019 cuando el Starliner no pudo alcanzar la órbita requerida para llegar a la ISS.

Una investigación posterior reveló una serie de problemas de software con la nave espacial, que luego se solucionaron. Sin embargo, un segundo vuelo de prueba fue cancelado poco antes del lanzamiento en agosto pasado cuando los ingenieros detectaron un problema técnico.

Finalmente, después de más trabajo en el vehículo, la nave espacial Starliner logró lanzarse por segunda vez la semana pasada, con un cohete Atlas V de United Launch Alliance que llevó el vehículo a la órbita. Luego viajó hacia adelante y se acopló con el puesto de avanzada orbital el viernes, aunque el proceso tomó un poco más de lo esperado.

Luego, los astronautas descargaron alrededor de 500 libras de carga que el Starliner había traído consigo, y la cargaron con otra carga para llevarla de regreso a la Tierra.

Los datos del vuelo, y la nave espacial en sí, ahora serán evaluados completamente por los ingenieros. Si la misión se considera un éxito, la próxima misión del Starliner será un vuelo de prueba tripulado a la ISS, posiblemente a finales de este año. Si eso va según lo planeado, la NASA tendrá acceso a otra nave espacial, junto con la cápsula Crew Dragon de SpaceX, para misiones de astronautas hacia y desde la estación espacial.

Recomendaciones del editor