MP3 vs. MP4: todas las diferencias y cuál es mejor

MP3 vs. MP4 ¿Qué diferencias hay entre ambos formatos?

mp3 vs mp4 to 768x768

El acrónimo MP3 se ha convertido en sinónimo de música digital de la misma manera que Google se ha convertido en sinónimo de hacer una búsqueda en la web. No es de extrañar, dado que el formato del archivo ha superado ya los 20 años y en ese tiempo, ha sido superado por otros formatos. Uno de esos formatos es el MP4 y aunque el aumento de 3 a 4 en el acrónimo pueda sugerir que un MP4 es simplemente la próxima generación de MP3, hay más que debes conocer. Te explicamos las diferencias entre MP3 vs. MP4.

¿Es mejor un archivo MP4 que un MP3? ¿Deberías dejar de usar MP3? ¿Y cuáles son exactamente las diferencias entre ambos formatos? Te iremos contestando a todas estas preguntas a continuación.

¿QUÉ ES UN MP3?

Antes de que podamos abordar las diferencias entre MP3 y MP4, hagamos un resumen rápido de qué es un archivo MP3 y cómo se usa. MP3 es un formato reducido del MPEG-1 Audio Layer 3. Fue desarrollado para ofrecer una forma de almacenar información de audio en formato digital, pero con un tamaño de archivo más pequeño que el formato utilizado por los CD en ese momento. Los MP3 lo logran usando un truco psicológico: comienzan tomando un archivo de audio digital original sin comprimir (como una pista en un CD) y luego eliminan selectivamente fragmentos de datos de una manera que el oído humano es poco probable que note. Es un proceso conocido como “compresión con pérdida” y es el mismo truco utilizado por los archivos JPEG para reducir el tamaño de las fotos sin afectar los detalles clave que lo hacen ver tan bien como el original. Lo mismo es aplicable para los archivos MP3: aunque solo ocupan aproximadamente una décima parte del tamaño de almacenamiento que una pista de audio de CD, la mayoría de las personas consideran que es una experiencia auditiva aceptable.

¿SON TODOS LOS MP3 IGUALES?

mp3 vs mp4 audio compressed uncompressed 768x768

No, y las diferencias pueden ser notables. Al crear un MP3 desde una fuente, ya sea CD o incluso vinilo, seleccionas una velocidad de bits y una frecuencia de muestreo: estos dos valores determinarán el tamaño del archivo MP3, pero lo más importante, lo bien que sonará en comparación con la fuente que estás usando. La mayoría de los MP3 se crean con una frecuencia de muestreo de 44,1 kHz, especialmente cuando se convierten de CD, porque es la misma frecuencia de muestreo utilizada para crear audio de CD. La tasa de bits, por otro lado, se puede establecer entre los 8 kbps y 320 kbps. La diferencia entre estos dos es enorme: a 8 kbps, tu música sonará un poco mejor que una radio AM con mala recepción, pero a 320 kbps, a la mayoría le resultará imposible distinguir entre un MP3 y un CD. Si el tamaño del archivo es determinante, como lo fue cuando el MP3 se hizo popular, puede reducirse la velocidad a 128kbps antes de que la degradación del sonido sea notable. Se prefirieron 128 kbps en los primeros días del formato MP3 porque era compatible con la mayoría de dispositivos de reproducción de MP3 como iPods, pero hoy en día sería raro encontrar un reproductor de música digital que no pueda manejar todas las velocidades de bits MP3, incluso VBR (o velocidad de bits variable) MP3 que usan diferentes velocidades durante diferentes partes de la pista de música a medida que aumenta o disminuye la complejidad de los sonidos.

¿QUÉ ES UN MP4?

MP4 es una forma abreviada de MPEG-4 Parte 14. A diferencia del MP3, que se usa exclusivamente para audio, un MP4 es un archivo contenedor que se puede usar para almacenar audio, video u otros datos como subtítulos. Esto hace que sea un poco complicado explicar exactamente este formato. Si te encuentras con un “Rocky.mp4”, ¿es la película Rocky, o es la banda sonora de la película? Para ayudar a reducir la confusión, Apple decidió comenzar a usar la extensión de archivo .m4a para archivos MP4 que solo contienen audio, mientras que .m4v a veces se usa para indicar que es un video. Pero como se trata de convenciones, no de reglas, la única forma real de saberlo es intentar abrir el archivo con un reproductor multimedia compatible con MP4 o examinar el contenido del mismo.

Pero, ¿qué tiene que ver esto con los MP3? Un MP3 es tanto un formato de archivo como un códec, lo que significa que solo puede manejar audio utilizando la compresión con pérdida descrita anteriormente. Debido a que los archivos MP4 son contenedores, puedes elegir entre varios códecs de audio diferentes según sus necesidades. Normalmente se usará el códec AAC (Advanced Audio Coding); se trata de un códec de compresión con pérdidas como el MP3, con las mismas opciones de velocidad de bits para la calidad, pero resulta superior al preservar los detalles y los matices en la música con el mismo tamaño de archivo que un MP3. Sin embargo, el códec de audio sin pérdida capaz de alta resolución de Apple, ALAC, es una alternativa interesante a los archivos MP4, ya que conserva todos los detalles de un CD o un álbum de vinilo, al tiempo que mantiene los tamaños de archivo más pequeños que el original, lo que lo convierte en un buen elección para almacenar música.

¿CUÁL ES MEJOR?

MP3 vs. MP4

La mayoría de los expertos argumentan que un archivo de audio MP4 codificado con AAC suena mejor que un MP3 de tamaño similar. Eso tiene sentido ya que AAC es una tecnología de compresión más nueva. Sin embargo, debes tener en cuenta dónde y cómo planeas reproducir tus archivos de música: hay muchos usuarios que se aferran a reproductores de música portátiles bastante antiguos que todavía funcionan bien, pero es posible que no sean compatibles con el formato MP4 / AAC. Un archivo MP3 funcionará con toda seguridad en cualquier dispositivo que reproduzca música digital. También vale la pena señalar que a 320 kbps, un MP3 probablemente sonará idéntico a un MP4 / AAC de 320 kbps.

ENTONCES, ¿CUÁL DEBO USAR?

Si ya tienes una colección descomunal de archivos de audio MP3 y se han creado a 256 kbps o más, consérvalos. No notarás una gran mejora en la calidad del sonido al volver a codificar tus CD usando un archivo MP4 a menos que estés usando un equipo de alta gama. Por otro lado, si estás pensando en almacenar nuevos CD desde cero o convertir fuentes analógicas en digitales, un MP4, especialmente uno que usa el códec ALAC sin pérdidas, es el camino a seguir. Tendrás un archivo digital esencialmente perfecto, que luego se puede convertir a tu elección de formatos con pérdida, incluyendo el MP3 si te preocupa la compatibilidad con dispositivos antiguos. Los archivos MP4 sin pérdida ocupan mucho más espacio, pero si tienes el espacio disponible en el disco duro, valen la pena.

Recomendaciones del editor