Final UEFA Champions League: las 10 finales más emocionantes de la historia

¡Ha llegado el día! La final entre el Manchester City vs. Chelsea es un partido inédito en la historia de la Liga de Campeones. El fútbol excelso de Pep Guardiola contra la efectividad de Thomas Touchel. Las predicciones marcan como favorito a los citizens, pero los blues darán pelea y sin duda se espera una final reñida como aquel reciente 1-0 que dio al Bayern München el triunfo sobre el PSG de Mbappe y Neymar en la edición 2019-2020, y, por qué no, una tan emocionante como el mítico milagro de Estambul.

Te va a interesar:

Las 10 mejores finales de la UEFA Champions League

10. Borussia Dortmund 1-2 Bayern Múnich (2013)

Un sorprendente Jurgen Klopp se hacía un nombre en el fútbol llevando al Borussia Dortmund a la final de la Champions League 2013, jugada el 25 de mayo en Wembley. Enfrente tenía al equipo que mejor representa aquella tesis de que en el fútbol siempre gana Alemania: el Bayern München. Y así fue. Robben, artífice de la quinta orejona para el Bayern, marcó y puso medio gol a Mandzukic.

9. Real Madrid (5) 1-1 (3) Atlético de Madrid (2016)

Dice el refrán futbolero que el fútbol da revanchas, y así lo hizo con el Atlético de Madrid en la final jugada el 28 de mayo de 2016 en Milán, que marcaba una segunda oportunidad para el equipo del Cholo Simeone para coronarse campeón por primera vez en la historia de los colchoneros y sobre su acérrimo rival, el Real Madrid, que ya les había arrebatado la orejona con un abultado marcador de 4-1 en la final de la Champions de 2014. Sergio Ramos adelantó a los merengues al minuto 15 del primer tiempo. Griezamann erró un penal para igualar, pero Carrasco terminaría por empatarlo al 79. Sin romper la paridad durante el alargue, todo se definió en los penaltis a favor del Real Madrid.

8. Bayer Múnich (3) 1-1 (4) Chelsea (19 de mayo de 2012, Múnich)

El Chelsea se estrenó en el Olimpo europeo del fútbol venciendo el 19 de mayo de 2012 en Múnich al poderoso Bayern, que habría de conquistar la copa un año más tarde. Drogba, Lampard y Terry, que cuatro años atrás habían perdido la orejona ante el Manchester United, expiaban sus culpas dando a varios de sus históricos la Champions League. Mención aparte merece haberle sacado el trofeo al Bayern en su propia casa.

7. Manchester United (6) 1-1 (5) Chelsea (21 de mayo de 2008, Moscú)

En una época en la que la Premier League era la mejor liga del mundo —como muy probablemente también lo es ahora—, la final de la Champions League de 2008, jugada el 21 de mayo, enfrentó a dos equipos de época. Por un lado, el Manchester United de Alex Ferguson con Rooney , Tévez y un Cristiano encendido; del otro, el efectivo Chelsea de Avram Grant con Drogba, Ballack y Lampard. En un partido peleado hasta el final que acabó empatado 1-1, todo se definió en una dramática tanda de penales en la que los ídolos de ambos clubes erraron sus tiros.

6. Milan 2-1 Liverpool (23 de mayo de 2007, Atenas)

Escuchar a Paolo Maldini decir que la final de la Champions 2007 fue especial porque coronó a una generación histórica de futbolistas hace que la piel se le enchine a cualquier fanático del fútbol. También, aquel partido resultó mágico, como mágica fue la carrera de Filippo Inzaghi, apodado Pippo en referencia Goofy (llamado Pippo en Italia), el personaje de Disney que nunca se caracterizó por su talento. Pero Inzaghi, a lo Pippo, abrió el marcador de la final jugada el 23 de mayo de 2007 en Atenas. El fútbol da revanchas.

5. Barcelona 2-0 Manchester United (27 de mayo de 2009, Roma)

Aunque la final de la Champions 2009 fue reñida hasta el final, el resultado marcó el inicio de lo que sería una nueva hegemonía en la historia del fútbol, comandada por el que probablemente fue el equipo que mejor ha jugado al fútbol y que dio pie a una de las más lindas rivalidades en la historia del deporte, la de Cristiano y Messi. El campeón defensor, Manchester United, caía con su estrella Cristiano Ronaldo ante el Barcelona de Xavi, Iniesta, Puyol, Eto’ó, Henry y Messi, todos bajo la batuta de Pep Guardiola.

4. Real Madrid 4-1 Atlético de Madrid (24 de mayo de 2014, Lisboa)

Partidos como la final del 24 de mayo de 2014 en Lisboa son los que definen las rivalidades históricas del fútbol, esas que ningún aficionado puede olvidar para bien y para mal. El Atlético de Madrid, que venía de salir campeón con el Cholo Simeone, se veía frente a frente con su acérrimo rival, el Real Madrid que buscaba la décima. Diego Godín adelantó a los colchoneros, pero al 93 Sergio Ramos pondría la igualada. El tiempo extra no hizo más que desfondar a un Atlético que terminó humillado frente a su máximo rival.

3. Bayer Leverkusen 1-2 Real Madrid (15 de mayo de 2002, Glasgow)

El Real Madrid volvía 42 años después al Hampden Park de Glasgow, Escocia, donde levantó la orejona en la final de la Liga de Campeones de 1960. El rival de nuevo era un alemán, el Bayer Leverkusen. El ángel del Madrid adelantó a los merengues, pero los alemanes igualarían casi enseguida. En las postrimerías del primer tiempo, Zidane anotaría un tanto de leyenda. Al 63 el portero del Madrid, César, saldría de cambio por una lesión y sería relevado por un juvenil Íker Casillas que acabaría el partido como figura. El Real Madrid conquistó su novena Copa de Europa y también vió nacer a uno de sus más grandes ídolos.

2. Manchester United 2-1 Bayer Múnich ( 26 de mayo de 1999, España)

El fútbol no se trata de merecimientos, sino de meter la pelota como sea cuando sea, porque el último minuto también tiene 60 segundos. La final de la Champions League de 1999, jugada el 26 de mayo en España, enseñó al Bayern München esa lección de la peor forma posible. Dominó el juego los 90 minutos y tuvo varias oportunidades de ampliar la ventaja (dos de ellas negadas por el travesaño), en la mínima desde el minuto cinco. Al 91, ya en tiempo de compensación, Teddy Sheringham daba a los diablos rojos la oportunidad de jugar el alargue. Nadie pensó que al 93, en el último minuto de juego, Solskjær coronaría una memorable remontada.

1. AC Milan (2) 3-3 (3) Liverpool (25 de mayo de 2005, Estambul)

Un equipo de época, que tenía a los mejores jugadores del mundo en cada posición (Cafú, Maldini, Kaká, Schevchenko, etc.) y que venía de ganar la orejona en 2003 se enfrentaba a un modesto Liverpool. El Milan de Carlo Ancelotti era el favorito. Al minuto de jugarse la final del 25 de mayo de 2005 en Estambul, Maldini hizo valer esa condición. La ventaja se amplió al 39 y al 44 con goles de Hernán Crespo. Era el medio tiempo y con un 3-0 a favor todo indicaba que el Milan sería campeón. Entonces comenzó el milagro. Gerrard, la figura del Liverpool que había desoído los llamados de otros clubes en ese entonces más competitivos (que nadie olvide que Stevie fue contemporáneo del mítico Michael Owen que se fue al Real Madrid de los galácticos), comenzó la remontada al minuto 54. Al 56 Šmicer marcó el 3-2. Al cabo del minuto 60 el muerto había resucitado con un tanto accidentado de Xabi Alonso. Se vino una arremetida violenta del Milan que el Liverpool aguantó con estoicismo hasta llegar a los penales. Schevchenko, entonces el delantero más contundente del mundo, vio su tiro en manos del arquero Dudek. A la proeza le llamaron El milagro de Estambul.

Recomendaciones del editor