Skip to main content

Qué es Wi-Fi 802.11bf y por qué se le conoce como “Wi-Fi sensorial”

El Wi-Fi 802.11bf, también conocido como “Wi-Fi 7” o “Wi-Fi sensorial”, es un estándar de tecnología de conexión inalámbrica que, además de facilitar la transmisión de datos, permite detectar qué objetos o personas se mueven dentro de su campo de alcance.

Esta tecnología ofrece nuevas aplicaciones para una conexión Wi-Fi, por ejemplo, las luces conectadas de una casa podrían encenderse y apagarse automáticamente al detectar que una persona camina por una habitación. Otro uso sería activar una alarma de seguridad al detectar movimiento, siempre y cuando el usuario haya configurado alertas porque estará fuera de casa.

El estándar Wi-Fi 802.11bf promete revolucionar el internet inalámbrico.

Gracias a estas características, el estándar Wi-Fi-802.11bf es conocido como “Wi-Fi sensorial” (Wi-Fi Sensing o SENS). No obstante, el estándar continúa en desarrollo, pero se espera que el Instituto de Ingenierías Eléctricas y Electrónicas (Institute of Electrical and Electronics Engineers o IEEE por sus siglas en inglés) lo apruebe en septiembre de 2024.

Una imagen del Wi-Fi 802.11bf

El estándar Wi-Fi 802.11bf fue desarrollado por un grupo de ingenieros computacionales dirigidos por Francesco Restuccia, quien publicó un artículo científico en el que describe las características de la nueva tecnología de conexión inalámbrica: “Cuando el estándar 802.11bf esté listo y presentado por el IEEE en septiembre de 2024, el Wi-Fi dejará de ser solo un estándar de comunicación para convertirse en un nuevo paradigma sensorial”.

Wi-Fi 802.11bf y el derecho a la privacidad

Una imagen del Wi-Fi 802.11bf

La naturaleza misma del estándar Wi-Fi 802.11bf hace que existan dudas acerca de cómo puede vulnerar el derecho a la privacidad de los usuarios.

“Ha sido demostrado que los clasificadores basados en SENS permiten inferir información privada crítica, como lo que se escribe en un teclado, la identificación de gestos o el rastreo de actividad. Y dada la naturaleza transmitiva de un canal inalámbrico, un intruso malintencionado podría ‘escuchar’ los reportes del Channel State Information o CSI y rastrear la actividad del usuario sin su autorización”, refieren los investigadores detrás del estándar Wi-Fi 802.11bf.

Ante las preocupaciones en torno a la privacidad de los usuarios, Restuccia sugiere que la capacidad de rastreo del nuevo estándar podría ser activada o desactivada por los usuarios.

Sin embargo, debido a que el estándar continúa en desarrollo y no estará listo sino hasta 2024, aún hay espacio para mejorar los candados de seguridad a fin de gozar de los beneficios del Wi-Fi 802.11bf.

Recomendaciones del editor