La corta y triste historia de Windows Millennium

Windows es considerado el sistema operativo más popular. De hecho, el anuncio de Windows 11 ha despertado gran expectación por parte de los usuarios y seguidores del tradicional SO de Microsoft.

Sin embargo, su historia no siempre ha sido exitosa. Hoy, recordamos a Windows Millenium, lanzado el 14 de septiembre de 2000.

El Windows Millennium Edition, también conocido como Windows ME, es considerado el peor sistema operativo diseñado por Microsoft. Incluso fue apodado Windows Mistake Edition (Edición de Error de Windows).

Aparecen los problemas

Los fallos asociados a este SO comenzaron desde el principio, cuando muchos quisieron actualizarlo a partir del Windows 98. Según las denuncias de los clientes, el sistema no reconocía algunos drivers, las impresoras no se conectaban y las tarjetas gráficas no admitían su configuración normal.

Fue en esta versión cuando comenzó a hacerse popular la tan temida pantalla de la muerte de Windows (pantalla azul).

De acuerdo con un artículo de Forbes, un grupo de especialistas de la época también advirtió una serie de problemas cuando se empezaba a forzar el uso de este sistema; básicamente se volvía más inestable.

Si bien este SO presentaba interesantes novedades que aún se conservan, como la posibilidad de restaurar el sistema, la actualización automática y el modo hibernación, sus problemas de funcionamiento fueron más notorios y terminaron por eclipsar estos útiles recursos.

Así, los reclamos asociados a la caída del sistema, los bloqueos y la imposibilidad de desarrollar de manera normal el trabajo siguieron aumentando. De hecho, muchas empresas tuvieron serios problemas debido a los inconvenientes que presentaba Millennium.

Toda esta serie de inconvenientes forzó a Microsoft a actuar rápido. Lo más importante era borrar pronto el legado de Windows Millennium y proteger un poco el prestigio de la empresa.

Para octubre de 2001, apenas un año después del lanzamiento de Millennium, la compañía anunció Windows XP, que terminó por convertirse en uno de los sistemas operativos más populares; incluso funcionó durante 18 años hasta octubre de 2019.

Lo más importante para la tecnológica es que pudo enterrar rápido el fallido Windows ME, aunque su corta y triste historia aún se recuerda.

Recomendaciones del editor