Nicki Minaj, Drake y LeBron, entre las víctimas de hackeo

Madonna, Mariah Carey, Nicki Minaj, Drake, LeBron James y Robert de Niro se encuentran entre las estrellas afectadas por un ciberataque sufrido por el estudio de abogados Grubman Shire Meiselas & Sacks.

Luego del incidente, ocurrido en mayo de 2020, la empresa dijo haber “contratado a expertos mundiales especializados en el área” y se comprometió a “trabajar las 24 horas” para solucionarlo.

El bufete sufrió el robo de unos 756 GB de documentos desde sus sistemas informáticos, episodio tras el cual los delincuentes exigieron un rescate cuyo monto no fue especificado.

Ante la negativa, los atacantes comenzaron a filtrar y subastar parte del material en la dark web, según la versión de Sky News.

Sin proporcionar detalles, los hackers dijeron que, tras haber “auditado” toda la información, hallaron pruebas de que el Partido Demócrata ha sobornado a celebridades en Estados Unidos.

Nicki Minaj, Drake y LeBron, entre las víctimas de hackeo
Nicki Minaj/ Instagram

De acuerdo con la versión de la cadena británica, los antisociales también aseguraron haber encontrado antecedentes sobre acusaciones por acoso sexual contra políticos.

Para Sky News, el objetivo de las amenazas no es otro que “generar interés en comprar los documentos en la previa de las elecciones presidenciales de Estados Unidos”.

Los delincuentes informáticos anunciaron que el 1 de julio subastarán documentos legales relacionados con Nicki Minaj, Mariah Carey y LeBron James por un mínimo de $600,000 cada uno.

Después de robar elementos confidenciales, esta organización criminal, autodenominado como Sodinokibi/ REvil, suele bloquear las computadoras de sus víctimas y exigir un pago.

Según el experto en seguridad cibernética Brett Callow, es muy factible que los hackers tengan algunos de los documentos que aseguran haber conseguido.

“Parece muy poco probable que, después de penetrar en la red de Grubman, solo hubieran tomado datos relacionados con una única celebridad”, analizó para Sky News.

“Las afirmaciones sobre asuntos sexuales y políticos podrían ser falsas, simplemente formuladas con la intención de crear una guerra de ofertas”, planteó.

Recomendaciones del editor