Happy99, el primer virus propagado por correo electrónico

En tiempos de Windows 98 y Windows NT, a finales de la década de los noventa, uno de los usos más comunes del correo electrónico era enviar mensajes que hoy entrarían en la categoría de virales. Los llamábamos cadenas y había de todo tipo: bromas, promesas religiosas que se cumplirían solo si las reenviábamos a cuando menos 10 usuarios y por supuesto, felicitaciones. El Año Nuevo de 1999 sirvió para que en uno de estos correos virales se propagara el que es considerado el primer virus de correo electrónico: Happy99.

Se identificó el 20 de enero de 1999, apenas unos días después de que miles de usuarios abrieron el correo que llegaba acompañado de un archivo adjunto que desplegaba unos fuegos artificiales, símbolo internacional de los festejos del Año Nuevo. Pero detrás de la simpática animación se escondía un malware, un gusano troyano que infectaba el archivo winsock32.dll, la principal librería de comunicaciones de Windows hacia internet.

Happy99, el primer virus propagado por correo electrónico

Entonces venía la propagación. Happy99 —también conocido como SKA.A por el nombre del archivo que instalaba— tenía la capacidad de reenviarse a otros contactos sin que el usuario siquiera abriera su correo. Para marzo de 2000, la empresa de ciberseguridad Trend Micro consideró que Happy99 era el virus más común, con computadoras infectadas en América del Norte, Europa y Asia.

¿Cuál fue la solución contra Happy99?

Meses después, el experto en seguridad informática Craig Scmugar publicó una solución descargable que evitaba la infección de Happy99. El virus también podía ser eliminado de la computadora manualmente al ubicar y borrar los archivos ska.exe y ska.dll. Otra forma de evitar la infección, con o sin el parche de seguridad, era cambiar la configuración del archivo winsock32.dll a solo lectura para impedir la modificación con el virus.

Pero aun cuando los usuarios se libraron de la infección, en realidad el mal ya estaba hecho. Happy99 probó que era posible instalar a escala mundial un virus informático en algo tan inocuo como una felicitación difundida por una herramienta que cada vez sería más popular, el correo electrónico.

Hasta ahora, muchos incautos siguen cayendo en malwares y estafas a través del mail. Un camino que aún no se ha cerrado.

Recomendaciones del editor