China prohíbe Scratch, un lenguaje de programación del MIT

Las autoridades del gobierno de China decidieron prohibir a Scratch, un lenguaje de programación creado por el MIT, que tiene como fin ayudar en el aprendizaje digital a los niños.

Greatfire.org, una organización que monitorea la censura de Internet en China, muestra que el sitio web fue bloqueado al 100% el 20 de agosto, mientras que un usuario de Scratch marcó la prohibición el 14 de agosto.

El programa es definido por sus creadores el Grupo Lifelong Kindergarten como, un lugar “donde puedes programar tus propias historias interactivas, juegos y animaciones — y compartir tus creaciones con otros en la comunidad online. Scratch ayuda a los jóvenes a aprender a pensar de forma creativa, a razonar sistemáticamente, y a trabajar de forma colaborativa — habilidades esenciales para la vida en el siglo 21”.

Más de tres millones de niños en China utilizan el lenguaje de programación del MIT, aunque como es de código abierto, el software ha sido replicado, lo que indica que la cantidad de escolares y pre-escolares que lo usan es mucho mayor.

Scratch

La polémica surgió cuando se acusó a Projects on Scratch de tener “una gran cantidad de contenido humillante, falso y difamatorio sobre China”, incluida la colocación de Hong Kong, Macao y Taiwán en una lista desplegable de “países”, informó un medio de noticias estatal el 21 de agosto.

“Scratch es muy utilizado en China por usuarios estudiantes. Dentro de las escuelas, se utiliza en muchos libros de texto oficiales de tecnología de la información para estudiantes de primaria”, dijo Anqi Zhou, director ejecutivo de Dream Codes True, con sede en Shenzhen, una startup de codificación dirigida a niños de primaria y secundaria. “Hay muchos concursos de programación para niños que usan Scratch”.

Otro medio chino hacía una crítica aún más severa: “Plataformas como Scratch tienen una gran cantidad de usuarios chinos jóvenes. Es exactamente por eso que la plataforma debe ejercitar la autodisciplina. Permitir el libre flujo del discurso separatista y anti-chino dañará los sentimientos del pueblo chino, cruzará la línea roja de China y envenenará a las generaciones futuras de China”.

Recomendaciones del editor