DT en Español podría recibir una comisión si compras un producto desde el sitio

Cómo calibrar un televisor correctamente

No importa cuánto gastes en tu nueva pantalla, calibrar la imagen es un paso necesario para obtener la mejor experiencia de cine en casa. Y ado que los televisores que se exhiben en las tiendas deben competir con la iluminación de las salas de exhibición, la configuración predeterminada a menudo no es ideal para uso doméstico. Incluso aun con múltiples ajustes, vas a necesitar algo más de trabajo, por lo que saber cómo calibrar un televisor es de suma importancia.

Una sala de casa con una pantalla montada en la pared para aprender a cómo calibrar un televisor

Te va a interesar:

¿Cuál es la importancia de saber cómo calibrar un televisor?

Cualquier persona es capaz de calibrar un televisor, siempre que siga los pasos correctos. Con la configuración correcta, puedes tener una pantalla que funcione mejor para tu hogar. Nuestra guía te ayudará a configurarlo rápidamente y obtener la mejor calidad de imagen de acuerdo con las características de tu sala de cine en casa.

Elige tu proceso

Esta guía está diseñada para ayudar a quienes deseen realizar un ajuste manual sin la ayuda de un disco de calibración. En realidad, te recomendamos que comiences con una calibración de «globo ocular» primero, incluso si tienes la intención de utilizar un disco como ayuda.

Te acercará a tu configuración ideal y facilitará un ajuste fino más rápido más adelante. Sin embargo, un disco de calibración puede llevar tu televisor al siguiente nivel.

Hay varios discos de calibración de video disponibles, pero tenemos dos favoritos. Si bien, es posible que muchos se pregunten acerca de técnicas independientes para ajustar televisores 4K Ultra HD, especialmente aquellos con alto rango dinámico (HDR), lamentamos decir que hay muy pocos discos de calibración viables disponibles para el público en general en la actualidad.

Encontrarás algunos patrones de prueba descargables disponibles, pero son caros y no son las soluciones todo en uno que son los discos de calibración. Sin embargo, los siguientes ejemplos siguen siendo extremadamente útiles, ya que te permiten perfeccionar la imagen de tu televisor en poco tiempo para obtener resultados impresionantes.

Nuestro favorito, y el más accesible para el usuario promedio, es el disco Blu-ray de Disney WOW: World of Wonder. Si bien, puede ser difícil para los videófilos orgullosos admitirlo, este disco de Disney es tan completo como intuitivo, y cuanto más lo usamos, más nos gusta.

Como beneficio adicional para todas las cosas de optimización de pantalla, viene con varios hermosos clips HD de películas populares de Disney y Pixar, perfectos para disfrutar de tu nuevo televisor bien calibrado.

Para los más técnicamente inclinados, nos gusta la edición Blu-ray Benchmark de alta definición de Spears y Munsil. En nuestra experiencia, este es uno de los discos de calibración y prueba más intuitivos disponibles para los entusiastas.

Proporciona instrucciones en pantalla claras y fáciles de entender, así como soporte en línea, y elimina las voces en off a menudo cursis asociadas con otros discos de calibración. El único inconveniente es que no incluye ajuste de audio.

Otras opciones recomendadas con frecuencia incluyen Digital Video Essentials: HD Basics y Avia II Guide to Home Theater.

Si deseas probar un enfoque completamente diferente, uno que no involucre un disco sino tu dispositivo iOS o Android, consulta la aplicación Tune-Up de THX. Se conecta a tu televisor a través de HDMI (se requiere un adaptador separado), y usa la cámara de tu dispositivo iOS o Android para ayudarte. Puedes obtener más información sobre la aplicación en App Store (iOS) o Google Play Store (Android).

Predicar con el ejemplo

Hay muchos términos en juego cuando se habla de la calidad de la imagen y sus diversos aspectos. Aunque muchos de estos términos tienden a ser fáciles de captar y comprender de inmediato, los fabricantes de televisores parecen decididos a hacer las cosas más confusas al aplicar su propia nomenclatura patentada a términos como contraste, saturación, brillo, o nombres de marcas registradas a tecnología como atenuación local o contraluz.

Si bien, usaremos los términos básicos en este artículo, es posible que sean diferentes de los que puede traer tu televisor. Para ayudar a aclarar las cosas, hemos incluido la siguiente tabla para describir cómo los diferentes fabricantes de televisores se refieren a la terminología básica.

LG Samsung Sharp Sony Vizio
Retroiluminación Retroiluminación / Luz OLED Retroiluminación Retroiluminación Retroiluminación Retroiluminación
Brillo Brillo Brillo Brillo Nivel de negro Brillo
Color Color Color Color Color Color
Espacio de Color Administración de Color Espacio de color C.M.S. Color de temperatura avanzado Sintonizador de color
Temperatura de color Temperatura de color Tono de color Temperatura de color Temperatura de color Temperatura de color
Contraste Contraste Contraste Contraste Contraste Contraste
Contraste dinámico Contraste dinámico Contraste dinámico AquoDimming Potenciador de contraste avanzado Detalles de negro
RGB Nivel de Negro Nivel de Negro HDMI Nivel de Negro Rango dinámico
Atenuación local Atenuación local de LED Smart LED N/A Atenuación local automática Zonas LED activas
Interpolación de movimiento / Suavizado de movimiento TruMotion Auto motion plus Motion enhancement Motionflow Reducción de vibración / Reducción desenfoque de movimiento
Eliminación de ruido Reducción de ruido y reducción de ruido MPEG Vista clara digital y filtro de ruido MPEG Reducción de ruido digital Reducción de ruido aleatorio y digital Reducción de ruido
Modo de imagen Modo de imagen Modo de imagen Modo AV Modo de imagen Modo de imagen
Nitidez Nitidez H y V Nitidez Nitidez Nitidez Nitidez
Tinte Tinte Tinte Tinte Tinte Tinte
Balance de blancos Balance de blancos Balance de blancos Temperatura de color avanzada Temperatura de color avanzada 11 puntos de balance de blancos

Prepárate

Antes de comenzar a realizar cambios en la configuración de tu televisor, hay algunas cosas que debemos hacer primero para asegurarnos de que el escenario esté listo para una calibración exitosa y sin complicaciones.

Elige tus fuentes

Nuestra principal recomendación de fuente es un reproductor de discos Blu-ray, ya sea de la variedad estándar o Ultra HD, o una consola de juegos. Estos dispositivos ofrecen una imagen completa de 1080p y, en algunos casos, resolución 4K o HDR.

Ese tipo de detalle será útil más adelante. Además, tiene sentido calibrar tu televisor para obtener la mejor fuente de imagen posible desde el primer momento. Si no posees un reproductor de Blu-ray, un sintonizador de cable HD con DVR es tu mejor alternativa.

La clave es obtener la mejor fuente posible mientras se mantiene la capacidad de pausar imágenes según sea necesario. Cualquiera que sea la fuente que elijas, debes conectarla a tu televisor mediante un cable HDMI.

Para el material de origen, recomendamos una película o programa de TV de alta definición que haya sido grabado de forma nativa en HD o 4K Ultra HD según se aplique a tu pantalla. Elige algo que tenga una buena combinación de escenas brillantes y oscuras, así como mucho color. Evita los programas aburridos y poco saturados, como Game of Thrones.

Las películas animadas por computadora pueden ser excelentes fuentes de colores vivos y detalles de resolución, pero las películas de acción en vivo serán mejores para juzgar aspectos más sutiles como la precisión del tono de piel y el detalle de las sombras.

Elige un modo de imagen

Tu televisor vendrá con varios modos de imagen y ajustes diferentes. Por lo general, se denominan deportes, juegos, vívidos, películas, cine o estándar; algunos, incluso se especificarán en cuanto a qué tipo de deporte.

La mayoría de estos están horriblemente fuera de control. Mantente alejado de los modos deportivos y vívidos o «brillantes», ya que estos son constantemente los peores infractores y, debido a que son demasiado brillantes, reducirán la vida útil a largo plazo de tu televisor.

Los modos Película, Cine o la configuración estándar sirven como las mejores plataformas de lanzamiento para crear tus propias configuraciones personalizadas. Pueden parecer un poco oscuros para tu gusto al principio, pero lo arreglaremos.

Una vez realizados los ajustes, es posible que se guarden en una configuración «personalizada» en lugar de alterar la configuración predeterminada de fábrica. Aquellos que modifiquen la configuración predeterminada de fábrica generalmente proporcionarán una opción de restablecimiento de fábrica, así como una opción para hacer que la configuración sea «Global» en todas las fuentes.

Funciones a desactivar

Los televisores de hoy vienen con una larga lista de diferentes procesadores destinados a mejorar las imágenes de una forma u otra. Si bien, algunos de estos pueden resultar valiosos, es mejor desactivarlos mientras se ajusta; siempre puedes volver a activarlos más tarde cuando hayas terminado. Ten en cuenta que una imagen de disco Blu-ray es nativamente de muy alta calidad y de todos modos requiere poca o ninguna ayuda de procesamiento.

Lo primero que te sugerimos que desactives es la función de suavizado de movimiento, por ejemplo, MotionFlow, CineMotion, TrueMotion, CineSpeed ​​120 Hz, 240 Hz, 480 Hz o algo más en ese sentido (consulta la tabla anterior). Estos procesadores hacen que todo lo que ves parezca una telenovela y derrotan la cinematografía que hace que las películas se vean increíbles.

Otras mejoras de imagen que a menudo se pueden deshabilitar para mejorar la calidad pueden incluir corrección de bordes, reducción de ruido digital (DNR), corrección de errores MPEG, tono de piel, contraste dinámico, mejora de negro y nivel de negro HDMI, entre otros.

Personaliza tus ajustes

En la siguiente sección, cubriremos la mayoría de los ajustes básicos que los usuarios pueden realizar sin entrar en la «configuración de servicio» bloqueada de tu televisor. Hablaremos un poco sobre lo que hacen estos ajustes y qué observar para asegurarnos de que tienes la mejor configuración.

Nota: Recomendamos encarecidamente que solo los técnicos de servicio calificados accedan a los menús de servicio bloqueados. Un solo ajuste en la dirección incorrecta puede desechar una serie de otras configuraciones, ¡por eso están bloqueadas!

Retroiluminación (o backlight)

Este ajuste controla la intensidad de la luz de fondo en una pantalla LCD/LED. Para aquellos que tienen su televisor en una habitación oscura o en el sótano, este ajuste no necesitará ser demasiado alto.

Para aquellos en habitaciones más brillantes, se deseará más intensidad de luz de fondo. Trata de evitar hacer este ajuste mientras el sol brilla directamente en la pantalla, ya que esto resultará en un ajuste anormalmente alto.

En su lugar, haz los ajustes cuando la luz de la habitación esté en un promedio para cuando la usas, y elige un programa o una escena de película con mucho blanco, por ejemplo, una escena a la luz del día en una montaña cubierta de nieve.

Si después de ver la escena durante 10 minutos comienzas a entrecerrar los ojos, la luz de fondo es demasiado fuerte. Reduce la luz de fondo y repite hasta que estés satisfecho.

Brillo

El término «brillo» es un poco engañoso, ya que la configuración en realidad tiene más que ver con el nivel de negro de tu televisor. Establecer el brillo demasiado alto dará como resultado negros atenuados y una pérdida de dimensión.

Cuando el brillo está configurado demasiado bajo, perderás detalles en las áreas oscuras de la pantalla (lo que se denomina recorte). La forma más sencilla de ajustar el brillo es usar las barras negras en la parte superior e inferior de una película (llamadas letterbox).

Estas barras están destinadas a ser completamente negras y, por lo general, serán más oscuras que el fondo negro que se encuentra a menudo en los créditos de las películas. Haz una pausa en la escena que eliges y aumenta el brillo, hasta que las barras superior e inferior aparezcan en gris. Luego, reduce el brillo, hasta que las barras estén totalmente negras.

Una vez hecho esto, busca una escena que involucre grandes secciones oscuras que contengan detalles. Si el brillo es demasiado bajo, faltarán detalles en escenas oscuras y áreas sombreadas. Ten en cuenta que existe algo así como «más negro que el negro». No todos los detalles en las sombras están destinados a ser visibles.

Contraste

El contraste es, como el brillo, un término engañoso porque este ajuste en realidad se ocupa del brillo y los detalles dentro de las partes blancas de una imagen.

En última instancia, tu configuración de contraste se reducirá a tus preferencias personales, pero te recomendamos que resistas la tentación de simplemente aumentar el contraste. Busca una escena con una imagen blanca brillante y presiona el botón de pausa.

Ajuste el contraste al punto donde el objeto blanco es brillante, pero aún contiene detalles y bordes nítidos. Un buen punto de partida es la mitad del camino. A partir de ahí, no deberías tener problemas para encontrar la configuración que más te convenga.

Nota: es posible que debas alternar entre los ajustes de contraste y brillo para encontrar la combinación óptima. Esto es normal y puede llevar un poco de tiempo, pero el resultado final vale la pena.

Nitidez

Es un error común pensar que, si se aumenta la nitidez de un televisor al máximo, se obtendrá una imagen más nítida. A decir verdad, las imágenes de alta definición generalmente necesitan poca o ninguna mejora de nitidez.

Puedes jugar con esta configuración pausando tu fuente en una escena que proporcione muchas líneas rectas; por ejemplo, una escena con muchos edificios u otras formas uniformes como gradas de un estadio.

Si giras la nitidez al máximo, deberías notar que las líneas rectas se volverán irregulares. Este es el televisor que presenta “artefactos” a la imagen que no deberían estar allí. Reduce la nitidez a un punto en el que los bordes parezcan limpios y rectos, luego déjalo así.

Color

Muchos de los televisores de gama alta que hemos probado tienen una precisión de color excepcional desde el primer momento. Pero en televisores de nivel medio a inferior, el ajuste de color podría considerarse el más complicado de todos.

Sin un disco de calibración y un filtro óptico (o la capacidad de anular la salida roja y verde del televisor), puede ser difícil saber si tiene el color correcto. ¿Qué tan verde debería verse una hoja, de todos modos? Por esta razón, se recomienda un disco de calibración para lograr la configuración de color más precisa. Sin embargo, tenemos un par de trucos que ofrecerte.

Te recomendamos encarecidamente que tomes notas de cada configuración y la guardes para consultarla en el futuro.

Primero, investiga si tu televisor ofrece un ajuste de temperatura de color. Los ajustes de temperatura de color se expresan normalmente en términos de frío o cálido. Elige el tono más cálido que tenga disponible como punto de partida. A partir de ahí, busca una escena con muchas caras, luego presiona pausa.

Gira el color completamente hacia arriba y observa cómo parece que todos tienen ictericia o una quemadura solar reciente. No quieres eso. Ahora, baja el color casi por completo y observa cómo todos se ven como si pertenecieran a la morgue.

Tampoco quieres eso. Ahora vuelve a ajustar el color hasta que las caras se vean naturales. El rostro de cada persona debe tener su propio tono distintivo. Si parece un tono de piel real, sabrás que te has acercado.

Tinte

Te recomendamos que no modifiques la configuración de Tinte, solo que estés utilizando un disco calibrador. Es un caso raro en el que la configuración de tinte necesite muchos ajustes, pero puede suceder.

Terminando tu trabajo

Recomendamos tomar nota de la configuración elegida para referencia futura, de modo que no la pierdas después de obtener la configuración perfecta. Después de todo, es probable que alguien venga y lo arruine accidentalmente en algún momento.

Es especialmente prudente registrar la configuración si tienes niños, o simplemente un hogar con muchos periféricos (o sistemas de juegos). Vale la pena mencionar que no todos los televisores transferirán sus ajustes a más de una entrada (HDMI 1, por ejemplo).

Si necesitas desconectar dispositivos con frecuencia, esto puede presentar un problema. Una copia impresa de tu configuración garantiza que siempre tengas una referencia para esa imagen perfecta.

Si deseas aprovechar al máximo la calidad de imagen de tu televisor, siempre puedes adquirir herramientas nuevas y especializadas para mejorar aún más el rendimiento. Por ejemplo, puedes utilizar un disco de calibración para microgestionar la salida de tu televisor.

Si bien, utiliza patrones de prueba con menor subjetividad, optimizará la configuración de tu televisor. El disco en sí cuesta un poco más, pero al final te da la confianza de que estás obteniendo la mejor calidad de imagen.

Siempre es mejor recompensar un duro día de trabajo con una cerveza fría o una limonada. Por lo tanto, toma una, siéntate y disfruta de tu nuevo televisor sabiendo que tiene el mejor aspecto. Incluso permitiremos un poco de regocijo de tu parte como un genio del cine en casa recién ordenado.

Consulta nuestra guía sobre cómo calibrar manualmente tus altavoces para obtener un sonido increíble y hacer que tu sistema de cine en casa sea aún mejor. Al final, la calidad de la imagen y la calidad del sonido se complementan tan perfectamente que no puedes tener una sin la otra.

Recomendaciones del editor