Skip to main content

Que hacer si tu tablet Samsung no carga, 5 sencillos consejos

Cuando la batería de cualquier dispositivo se niega a cargarse es realmente frustrante. No sólo significa que tendrá un uso limitado, sino que, a menudo, todo se debe a un problema más profundo que va a tomar tiempo –y probablemente dinero– en arreglar. Pero no te preocupes: una negativa a cargar no siempre representa algo grave, y a veces se puede corregir rápida y fácilmente. Esto es lo que debes hacer si tu tablet Samsung no carga.

Te va a interesar:

Comprueba o cambia tu cable de carga

Un cable USB con un extremo microUSB.

El cable debería ser siempre tu primera opción para revisar cuando surja un problema de carga. En primer lugar, asegúrate que está bien enchufado en ambos extremos y que la funda de la tableta no impida que se conecte correctamente.

Además, revisa el cable que utilizas para cargar tu tableta y asegúrate que no tiene ningún daño evidente. Los mejores lugares para comprobarlo son los extremos, donde se conecta a los puertos.

Asegúrate de que el plástico no está deshilachado y, sobre todo, de que no hay cables expuestos, ya que esto puede ser peligroso, así que, reemplazar el cable es una prioridad. Consulta nuestras listas de los mejores cables USB-C y de los mejores cables micro USB para encontrar algunas opciones resistentes que impidan que eso vuelva a suceder.

Por último, mueve gentilmente la parte del cable justo antes del conector, ocasionalmente tienen un falso contacto en esas partes. Si parece que nada está fallando, prueba con otro cable de todas formas. A veces los cables dejan de funcionar y lo único que se puede hacer es sustituirlos.

Comprueba el puerto de carga

A veces el problema puede estar en el puerto de carga. Primero, haz una inspección visible para revisar si hay algo atrapado como una pelusa, ya que estas se introducen con una regularidad alarmante y acaban bloqueando los conectores. Si puedes ver algo en el interior, intenta sacarlo con cuidado.

¿No se ve nada? Inserta tu cable de carga y dale un muy suave meneo. ¿Se siente firme? Si no es así, podría haber algo suelto en la tableta. Este puede ser el caso, especialmente si al mover el cargador la tableta empieza a cargarse y luego se detiene.

En caso afirmativo es casi un hecho que el puerto de carga está dañado, no hay mucho más que hacer que hablar con Samsung o con un tercero para que lo arregle.

Comprueba el cargador y la fuente de alimentación

Cargador Anker PowerCore Fusion III junto a un celular.

Otro elemento que fácilmente se pasa por alto es la alimentación de energía. Comprueba el cargador que estás utilizando. ¿Está bien enchufado a la pared o hay señales de daños? Desconéctalo y dale una suave sacudida. ¿Hay algo que esté suelto? En cualquier caso, prueba con un cargador diferente y verifica si funciona.

Algo más para tener en cuenta es la especificación del propio cargador. Las tabletas suelen requerir más potencia que los celulares, así que, si sólo entrega 5 W, puede que no sea suficiente para cargar este tipo de dispositivos correctamente.

La mayoría de los cargadores llevan escrita su potencia en W, así que fíjate en ella. 10 W suele ser lo mínimo necesario para cargar una tableta. Obviamente, esto no se aplica si es un cargador que has utilizado antes, pero siempre vale la pena comprobarlo si se trata de uno nuevo.

Por último, comprueba si una fuente de alimentación diferente funciona. Si utilizas una toma de corriente, prueba con otra. Si se trata de un puerto USB, mira si hay otro que puedas probar. Un enchufe de pared dañado podría ser un problema importante de la casa que hay que arreglar, así que vale la pena solucionar este sencillo inconveniente.

Reinicia tu tableta

Es la regla de oro de la informática, y se aplica aquí. ¿Algo va mal? Prueba apagándola y enciéndela de nuevo. Para apagar tu tableta Samsung Galaxy Tab, mantén pulsados los botones de encendido y bajar volumen y selecciona Reiniciar en el menú.

Realiza un restablecimiento de fábrica completo

Samsung Galaxy Tab S8 siendo sostenido con la pantalla de bloqueo mostrada.
Ajay Kumar

Ten cuidado, un restablecimiento completo de fábrica borrará todos los datos de tu tableta y la devolverá al estado en el que estaba cuando salió de la caja. Puedes utilizar Smart Switch para hacer una copia de seguridad de tu información en una tarjeta SD o en un dispositivo USB antes de hacerlo.

A pesar de que respaldar tu información supondrá mucho trabajo, merece la pena intentar esto antes que la última opción, ya que Samsung generalmente hará un restablecimiento de fábrica en los dispositivos en los que trabaja.

Para realizar un restablecimiento de fábrica, dirígete a Ajustes. A continuación, selecciona Gestión general> Restablecer> Restablecer datos de fábrica. Pulsa Restablecer e introduce tu código de bloqueo o PIN, y luego pulsa Borrar todo.

Una vez restablecido, tendrás que volver a configurar el dispositivo como la primera vez cuando la compraste y probar si la carga funciona. Si no lo hace, es hora de pasar al último paso.

Lleva tu tableta a Samsung

La última opción es rendirse y esperar que un técnico calificado la revise. No hay que avergonzarse de admitir que algo está fuera de tu campo de experiencia, y entregar tu tableta a alguien que pueda revisarla a profundidad.

Dirígete a la página web de los servicios de Samsung y encuentra un centro de reparación cerca de ti. Si puedes encontrar un tercero de confianza más cercano, considera la posibilidad de llevar tu tableta a ellos. Sin embargo, es probable que esto anule cualquier garantía con Samsung y se hace bajo tu propio riesgo.

Recomendaciones del editor