Surface Duo con doble pantalla: ¿valió la pena la espera?

Microsoft tiene algo para cualquiera que afirme que la tecnología se ha vuelto aburrida y predecible: el nuevo Surface Duo, su primer dispositivo Android y un monumento al poder y el potencial de la innovación.

Finalmente tenemos todos los detalles del dispositivo, que sale a la venta el día de hoy y comenzará a llegar a manos del público el 10 de septiembre. En EEUU puedes adquirirlo a través de Verizon, AT&T y T-Mobile, con un precio inicial de $1,399 dólares.

¿Que si el Surface Duo está a la altura de las expectativas? Eso lo sabremos cuando lo probemos. Sin embargo, el misterio que rodea a este teléfono de doble pantalla se ha comenzado a aclarar.

Lo que importa son los detalles

Luego de esperar casi un año desde que se anunció por primera vez, Microsoft ha compartido todos los detalles de su muy anticipado retorno al mundo de los celulares.

Comencemos por lo básico: la configuración base del Surface Duo viene con 128GB de almacenamiento (que puede elevarse a 256GB), el Qualcomm Snapdragon 855 y, por supuesto, sus dos pantallas AMOLED de 5.6 pulgadas. Cada una tiene una resolución de 1,800 x 1,350, obteniendo un total de 401 pixeles por pulgadas. Al abrirse, estas se transforman en una pantalla de 8.1 pulgadas con una relación de aspecto de 3:2 (si no contamos el bisel en el centro, claro).

El Surface Duo cuenta con una bisagra de metal pulido que permite un movimiento de 360 grados. Las pantallas pueden empalmarse como un libro cerrado, abrirse totalmente en modo tableta e incluso “pararse” al estilo de un caballete, cosa útil cuando estás viendo tu serie favorita o tus contenidos de Quibi.

Las pantallas (o “hemisferios”, aparentemente) se encuentran conectadas por 56 cables especiales dentro de las bisagras; Microsoft asegura que tuvo que inventar una aleación especial para esto, con un espesor de apenas dos centésimos de milímetro. El Duo pesa 0.55 libras (0.25 kilos) y mide apenas 0.39 pulgadas (0.99 centímetros) cuando está cerrado.

Si conoces los teléfonos insignia actuales, nada de eso te impresionará demasiado. Esto se debe a que Microsoft nunca se propuso simplemente hacer otro teléfono. Para empezar, los teléfonos insignia usan el chip Qualcomm más reciente, el Snapdragon 865. El Duo tiene el 855, del año pasado, y no tiene capacidades 5G, cosa que seguro te dejará sin habla – ya sea porque en realidad no te importa, o porque estás impactado de que un nuevo teléfono omita este detalle.

También olvídate de la carga inalámbrica y de todos esos lentes que solo un fotógrafo profesional podría entender y operar eficazmente. Lo que obtienes aquí es una sola cámara frontal de 11 megapixeles. Cuando el dispositivo se encuentra abierto, esta apunta hacia tu rostro, pero al girar la segunda pantalla puede usarse como cámara posterior.

Esto no significa que la experiencia con la cámara se quede corta – tiene modo retrato, panorama, zoom y ráfaga, además de la capacidad de grabar video en 4K y estabilización de imagen electrónica. Aun así, probablemente no competirá con la más reciente generación del Pixel, el iPhone o el Galaxy. Es claro que hubo que hacer algunos sacrificios para poder cobrar ese precio, y eso hace que este dispositivo sea intrigante.

Con un costo de $1,399 dólares, el Surface Duo supera a la generación actual de teléfonos plegables: el Moto RAZR cuesta $1,500 dólares, el recién anunciado Galaxy Z Flip 5G cuesta $1,450 dólares (y quién sabe cuánto costará el Z Fold2) y el Mate Xs de Huawei cuesta nada menos que $2,750 dólares. El Surface Duo busca ofrecer una experiencia similar a la de esos teléfonos, pero con dos pantallas en lugar de una sola que se doble.

Sin embargo, en última instancia lo que cuenta es lo que puedes hacer con este aparato. Y no es poca cosa.

Cuando el hardware se encuentra con el software

Con su línea de productos Surface, los cerebros detrás de Microsoft se han enfocado en sacar provecho a la magia que ocurre cuando el hardware y el software trabajan unidos. Es la misma fórmula que la compañía usó para su Surface Hub 2, por ejemplo. El mismo Panos Panay, el Director de Producto detrás de los dispositivos Surface, nos lo explicó con estas palabras: “La belleza de este producto –la combinación de hardware y software- es que no solo estaremos contigo donde estás; te ayudaremos a llegar a donde vas y nuestros productos estarán ahí cuando llegues”.

El interés por los detalles es la receta que Apple ha aprovechado por 20 años, y para los creadores de esa marca es más fácil, pues solamente hay una compañía que hace productos que utilizan iOS. Cuando hablamos de atención a los detalles, Apple está a la vanguardia. No hace falta más que recordar la primera vez que usamos un iPod Shuffle, ese cuadrito multicolor que reproducía archivos MP3, lanzado por Apple durante la primera década de este siglo. Al conectarlo, el ícono de tu computadora era del mismo color que el dispositivo; una genialidad completamente inútil que aún recordamos con cariño.

Eso es atención al detalle. Y con el Surface Duo, Microsoft se ha empeñado como nunca antes.

“El producto fue creado como el Microsoft que ya amas y el Android que ya conoces”, nos dice Panay.

En demostraciones virtuales con Panay y su equipo realmente destacó esa atención al detalle, gracias a una estrecha sociedad con los ingenieros de Android de Google. Abre una app en una pantalla, y los íconos que esta hubiera ocultado se trasladan al otro lado de la pantalla. Abre Outlook en una pantalla, elige un correo electrónico y este se abrirá del otro lado para que lo puedas leer. Abre una receta de un lado y la aplicación To-Do del otro, y podrás arrastrar los ingredientes entre pantallas para crear una lista de compras. Todo hace justo lo que esperarías que hiciera. Se siente intuitivo.

Esto es particularmente llamativo con herramientas de productividad como Outlook. Si eres de las personas que pasan el día alternando una y otra vez entre el buzón de entrada y el calendario, ¿por qué no usar los dos al mismo tiempo? Windows tiene esa función, aunque casi nadie se molesta en usarla. Pero con dos pantallas, es algo obvio – además de que ocurre por defecto.

Luego viene algo a lo que Panay llamó “el escenario Satya”. Aparentemente, al CEO de Microsoft le gusta hacer anotaciones acerca de los libros que lee. Al tener OneNote abierto en un lado y la aplicación de Kindle en el otro, puede hacer ambas cosas al mismo tiempo. Suena simple. Es simplemente inteligente.

Para impulsar esta experiencia, Microsoft ha creado algo llamado App Groups – una nueva manera de vincular y abrir, combinadas, dos aplicaciones que utilices con frecuencia. Haz clic en el ícono especial y automáticamente entrarán en acción. También hay una nueva manera de cerrar aplicaciones, simplemente “lanzando” la app fuera de la pantalla, a la izquierda o a la derecha. Volvemos a lo intuitivo. Lo inteligente.

Una labor de amor

El reto con el lanzamiento del Surface Duo es la manera en que altera todo lo que sabes acerca de adquirir un teléfono. ¿No deberías buscar lo más veloz y lo más grande? ¿No sería eso, lógicamente, lo mejor? Panay y Microsoft sostienen que un mejor software, un mejor trabajo y más atención al detalle son las cosas que realmente se necesitan para hacer un gran producto. Panay imaginó este dispositivo hace una década, asegura. Y parecería que el equipo ha estado trabajando en él desde entonces. Solo desearíamos que hubieran observado los chips mejorados que han salido al mercado.

¿Es absurdo presentar un nuevo tipo de teléfono, por naturaleza un dispositivo de movilidad, en un momento en que la gente se mueve mucho menos? Es una pregunta interesante, señala Panay. A pesar de que casi todos estamos confinados, cargamos nuestros teléfonos por todas partes, ¿no? Y la capacidad de hacer más con ese dispositivo nos hace más eficientes y nos permite pasar más tiempo con nuestra familia y nuestros intereses personales.

Si el Duo puede hacer eso, no nos queda ninguna duda. Segunda pantalla, allá vamos.

Recomendaciones del editor