4G vs. LTE: te explicamos las principales diferencias

Cuando se trata de estándares de banda ancha inalámbrica, hay demasiados acrónimos para realizar un seguimiento. Sin embargo, es necesario hacer un comparativo entre LTE vs. 4G, que proporcionan transferencias de datos móviles. Conocer sus diferencias puede ahorrarnos un gran dolor de cabeza llegado el momento de actualizar el equipo o proveedor de telefonía celular.

Descubre a continuación qué estándar de telecomunicaciones es mejor para tu dispositivo.

También te va a interesar:

La explicación más básica: “G” es “Generación”. 4G es, por ello, la cuarta generación de una tecnología de datos móviles, según lo define el sector de radio de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT-R).

LTE es un acrónimo del inglés que significa “Evolución a largo plazo” (Long Term Evolution) y se aplica más generalmente a la idea de mejorar las velocidades de banda ancha inalámbrica para satisfacer la creciente demanda.

¿Qué es 3G?

Cuando las redes 3G comenzaron a desplegarse, reemplazaron el sistema 2G, un protocolo de red que solo permitía lo más básico de lo que ahora llamaríamos funcionalidad de teléfono inteligente.

La mayoría de las redes 2G gestionaban llamadas telefónicas, mensajes de texto básicos y pequeñas cantidades de datos a través de un protocolo llamado MMS. Con la introducción de la conectividad 3G, los formatos de datos más grandes se hicieron mucho más accesibles, incluyendo las páginas HTML estándar, videos y música.

Pero, las velocidades seguían siendo bastante lentas, y en su mayoría requerían páginas y datos especialmente formateados para estas conexiones inalámbricas que seguían siendo lentas. Para los estándares 2G, el nuevo protocolo era veloz, pero aún no se equiparaba con una conexión de banda ancha doméstica.

¿Qué es 4G?

El UIT-R estableció estándares para la conectividad 4G en marzo de 2008, requiriendo que todos los servicios descritos como 4G se adhieran a un conjunto de estándares de velocidad y conexión.

Para el uso móvil, incluyendo los celulares y las tabletas, las velocidades de conexión deben tener un máximo de al menos 100 MBps, y para usos más estacionarios, como hot-spots, al menos 1 GBps segundo.

Torres de telecomunicaciones celular en la parte alta de una colina para expli ar las diferencias entre 4G vs. LTE

Cuando se anunciaron estos estándares, estas velocidades eran desconocidas en el mundo práctico, porque estaban destinadas a ser un objetivo para los desarrolladores de tecnología, un punto en el futuro que marcó un salto significativo sobre la tecnología actual.

Con el tiempo, los sistemas que alimentan estas redes se han puesto al día, no solo por que los nuevos métodos de transmisión han llegado a los productos, sino porque las redes 3G ya establecidas anteriormente se han mejorado hasta el punto de que pueden clasificarse como 4G.

¿Qué es LTE?

LTE significa Evolución a largo plazo, y no es tanto una tecnología en sí, sino el camino seguido para alcanzar velocidades 4G. Durante mucho tiempo, cuando tu celular mostraba el símbolo “4G” en la esquina superior derecha, realmente no era así.

Cuando el UIT-R estableció las velocidades mínimas para 4G, eran relativamente inalcanzables, a pesar de la ingente cantidad de dinero que los fabricantes de tecnología pusieron para lograrlas.

Como consecuencia de ello, el organismo regulador decidió que LTE, el nombre dado a la tecnología utilizada en la búsqueda de esos estándares, podría ser etiquetado como 4G si proporcionaba una mejora sustancial con respecto a la tecnología 3G.

Inmediatamente, los operadores comenzaron a anunciar sus conexiones como 4G LTE, una técnica de marketing que les permitió declarar conectividad de próxima generación sin tener que alcanzar primero la cifra real requerida (algo así como afirmar que la NASA había aterrizado en la Luna porque se acercó bastante y la nave espacial que le llevó allí era mucho mejor que la nave anterior).

Sin embargo, no es del todo engañoso, a pesar de las velocidades inconsistentes según la ubicación y la red y que la diferencia entre 3G y 4G es inmediatamente perceptible.

Para hacer las cosas, si cabe todavía más confusas, es probable que además te encuentres con LTE-A en algún momento. Esta sigla significa Evolución Avanzada a Largo Plazo, y nos lleva un paso más cerca del 4G.

Ofrece velocidades más rápidas y una mayor estabilidad que la LTE normal, es compatible con versiones anteriores y funciona agregando canales, por lo que, en lugar de conectarse a la señal más potente de tu barrio, puede descargar datos de múltiples fuentes al mismo tiempo.

Velocidad

Así las cosas, la pregunta obligada es ¿puedes notar una diferencia real entre las redes 4G y LTE? ¿La velocidad para cargar una página o descargar una aplicación en tu dispositivo de mano es mucho más rápida si tiene la tecnología LTE incorporada?

Probablemente no, a menos que vivas en el área adecuada. Si bien, la diferencia entre las redes 3G más lentas y las nuevas redes 4G o LTE es ciertamente muy notable, muchas de las redes 4G y “4G verdaderas” tienen velocidades de carga y descarga que son casi idénticas.

El lanzamiento de LTE-A ha marcado una diferencia para algunos, pero su rendimiento puede variar. LTE-A fue la conexión más rápida disponible para redes inalámbricas durante un tiempo, pero estamos empezando a ver cómo las redes 5G se comienzan a desplegar en determinadas ciudades.

Recursos necesarios

La conectividad 4G requiere dos componentes: una red que soporte las velocidades necesarias y un dispositivo que pueda conectarse a esa red y descargar información a una velocidad suficientemente alta.

El hecho de que un teléfono tenga conectividad 4G LTE no significa que pueda obtener las velocidades que deseas, de la misma manera que comprar un automóvil súperdeportivo no implica que puedas superar los límites de velocidad en autopista.

Una mujer hablando por celular usando una de las redes para explicar las diferencias entre 4G vs. LTE

Antes de que los operadores pudieran realmente ofrecer velocidades LTE en áreas importantes, ya vendían teléfonos que tenían las capacidades que necesitarían para alcanzar las velocidades deseadas, y luego comenzaron a implementar el servicio en una escala limitada. Ahora que el servicio de LTE está bastante extendido, esto ya no es un problema.

Conmutación de paquetes y conmutación de circuitos

Celular con app para medir la velocidad de internet y conocer la diferencia entre para expli ar las diferencias entre 4G vs. LTE

No importa cuáles sean los datos o qué tan rápido se transfieran, es necesario empaquetarlos y enviarlos para que otros puntos de la red puedan interpretarlos. Las redes más antiguas utilizan tecnología de conmutación de circuitos, un término que se refiere al método de comunicación.

En un sistema de conmutación de circuitos, se establece una conexión directamente con el objetivo a través de la red, y la totalidad de la conexión, ya sea una llamada telefónica o una transferencia de archivos, se realiza a través de esa conexión.

Las ventajas de una red con conmutación de circuitos incluyen un tiempo de conexión más rápido y menos posibilidades de que se caiga la conexión. Las redes más nuevas aprovechan la tecnología de conmutación de paquetes, un protocolo moderno que puede capitalizar una cantidad mucho mayor de puntos conectados en todo el mundo.

En una red de conmutación de paquetes, tu información se divide en pequeños fragmentos que luego se envían a su destino a través de cualquier ruta que sea actualmente la más eficiente.

Si un nodo se desconecta de su conexión en las redes de conmutación de circuitos, tendrás que volver a conectarte, pero en una red de conmutación de paquetes, el siguiente paquete simplemente buscará una ruta diferente.

Gran parte de la tecnología utilizada para crear velocidades 4G no tiene nada que ver con la comunicación por voz. Debido a que las redes de voz todavía usan tecnología de conmutación de circuitos, se hizo necesario conciliar la diferencia entre las estructuras de red antiguas y nuevas.

Las redes de voz implementaron algunos métodos diferentes para abordar el problema, y ​​la mayoría de los operadores eligieron implementar una de dos opciones que preservaron su control sobre los minutos utilizados.

Los operadores hacen esto al permitir que el celular recurra a los estándares de conmutación de circuitos cuando se usa para realizar o recibir una llamada o al usar la comunicación de conmutación de paquetes para datos y la conmutación de circuitos para voz al mismo tiempo.

La tercera opción es simplemente ejecutar el audio de voz como datos a través de las nuevas redes LTE, un método que la mayoría de las empresas evitaron por un tiempo, probablemente porque les quita el poder de cargar fácilmente los minutos de voz.

La voz sobre LTE (VoLTE) es básicamente lo que sucede cuando haces una llamada de Skype o una conexión de FaceTime Audio con otra persona, utilizando audio de mayor resolución y velocidades de conexión más rápidas.

Tanto las llamadas VoLTE como las wifi son cada vez más populares ahora y probablemente solo continuarán expandiéndose e integrándose en nuestra vida diaria.

¿Cuándo se hará cargo 5G?

Después de años de exageraciones, 5G finalmente está comenzando a hacer un avance serio a medida que compite por reemplazar a 4G, pero para algunos, el progreso logrado por 5G sigue siendo decepcionante.

Un número creciente de fabricantes ha lanzado teléfonos inteligentes con capacidad 5G, mientras que operadores como Verizon y T-Mobile en EEUU están construyendo gradualmente sus redes 5G.

Dicho esto, todavía queda mucho trabajo por hacer para que las conexiones 5G estén disponibles para la mayoría de los usuarios móviles. Incluso, si posees un dispositivo 5G en este momento, es probable que no puedas usarlo en todo su potencial, debido a la cantidad relativamente pequeña de cobertura de la red 5G.

Al mismo tiempo, LTE también sigue avanzando y la brecha entre 5G y LTE puede no ser tan grande como crees. La realidad es que 4G y 5G coexistirán, lo que debería ayudar a la integración de 5G y hacer que la transición sea un poco más fluida.

A juzgar por lo que ha sucedido con 4G, podrían pasar varios años antes de una disponibilidad total de 5G, pero ese día se acerca relativamente rápido. ¿Y quién sabe? Tal vez, en unos años, 5G esté tan extendido que sea difícil imaginar la vida sin él.

*Actualizado por José Luis Plascencia el 15 de septiembre de 2020.

Recomendaciones del editor