Propietarios de Tesla deberán pagar por lo último en tecnología

El motivo por el que conducir un Tesla es ahora aun más costoso

Así como BMW liberó a sus clientes de la tarifa anual por la compatibilidad con Apple CarPlay, hay fabricantes que han decidido hacer exactamente lo contrario. La mala noticia es que la práctica debería de convertirse en norma. Uno de ellos es Tesla, que ha determinado cobrar a sus conductores por usar las características más atractivas de sus automóviles.

Contar con un plan de datos es caro. Si no lo crees, suma cuánto le has entregado a tu proveedor de telefonía celular desde 2010. Los propietarios de Tesla usan el servicio y mucho, porque sus autos tienden a estar más conectados que los fabricados por sus rivales.

Si eres unos de los que compraron uno de sus productos el 1 de julio de 2019 o después, la compañía pronto comenzará a transferirte los cargos por datos.

Cada Tesla, independientemente de cómo esté configurado, ahora viene con lo que la compañía llama Standard Connectivity (Conectividad Estándar), según Interesting Engineering.

El paquete incluye navegación, transmisión de música y otros contenidos a través de Bluetooth, además de actualizaciones de software por aire cuando el automóvil está conectado a una red wifi.

Quienes deseen más, deben avanzar al paquete Premium Connectivity (Conectividad Premium), que les da acceso al sistema de navegación con vista satelital, datos de tráfico en vivo y transmisión de video en el automóvil desde las plataformas más populares, como YouTube y Netflix. Algunas de estas características llegaron al sistema de infoentretenimiento de forma inalámbrica cuando la empresa lanzó su versión de software 10.0 .

Tesla quiere que sus clientes compren todo eso, por lo que incluye una prueba gratuita de un año con la compra de un Model S, un Model X o un Model 3 con lo que llama su interior premium. Los compradores que se conforman con un Model 3 con un “interior premium”. Los que adquieren la última variedad con interior de nivel “estándar” o “parcialmente premium” solo obtienen una prueba gratuita de 30 días.

Desbloquear Premium Connectivity cuesta $10 dólares al mes. Y, aunque YouTube es gratuito si estás dispuesto a soportar un sinfín de anuncios, Netflix también requiere una suscripción mensual: su plan más barato comienza en $9 dólares al mes. En otras palabras, ver una película o tu programa de televisión favorito en tu Tesla costará alrededor de $230 dólares anuales.

Recomendaciones del editor