Honda suspende parte de su producción global por ciberataque

El fabricante japonés Honda suspendió parte de su producción global de automóviles y motocicletas tras detectar un posible ciberataque el lunes 9 de junio.

La medida fue adoptada como precaución, para asegurar que los sistemas de control de calidad no estuviesen comprometidos, indicó Reuters.

“Honda sospecha que un ransomware afectó los servidores internos de la compañía”, dijo un portavoz citado por la agencia británica.

La firma reanudó 24 horas más tarde el trabajo de la mayoría de sus plantas. Sin embargo, al cierre de esta nota su fábrica principal en Ohio, Estados Unidos, así como las ensambladoras que tiene en Turquía, India y Brasil seguían con sus labores suspendidas.

Las alarmas saltaron el lunes por la mañana, cuando Honda experimentó problemas con sus sistemas en Europa y Japón.

Fuentes de la empresa dijeron a Sky News que las sospechas apuntaban al “resultado de intentos no autorizados de violar sus sistemas”.

“Honda puede confirmar que hay un problema con su red de TI, lo cual se encuentra actualmente bajo investigación para entender la causa”, admitió el lunes el gigante japonés en un comunicado.

Preliminarmente, aseguró que no había “ningún efecto ni en la producción japonesa ni en las actividades de distribución, así como tampoco impacto para los clientes”.

Según el texto, “podemos confirmar algún impacto en Europa y estamos investigando la naturaleza exacta”.

Honda investiga presunto ciberataque en Europa y Japón
American Honda Motor

La cadena británica recordó que el presunto ataque cibernético se produce tres años después de que Honda suspendiera la producción en una de sus plantas en Japón tras descubrir un ransomware en su red interna.

Para Sky News, el episodio no hace más que poner de manifiesto “la creciente vulnerabilidad de las multinacionales en medio del aumento del teletrabajo a causa de la pandemia de coronavirus”.

Honda es solo la última de las compañías afectadas por problemas de ciberseguridad desde el estallido del COVID-19.

A mediados de mayo de 2020, se reveló que la aerolínea de bajo costo EasyJet había sufrido el robo de la información de nueve millones de clientes, incluyendo los datos de las tarjetas de crédito de un par de miles.

“Desde que nos enteramos del incidente, ha quedado claro que debido al COVID-19 existe una intensa preocupación por el uso de datos personales para estafas en línea”, comentó en aquella ocasión el presidente ejecutivo de la empresa, Johan Lundgren.

CNN informó que la firma tiene en tierra sus 334 aviones y solo opera vuelos de emergencia. De todos modos, tiene abierta la reserva para viajes.

*Nota actualizada el 9 de junio de 2020 con suspensión de la producción

Recomendaciones del editor