Así funcionan las tiendas Apple en China en medio del coronavirus

No sólo brillan por su blancura los iPhone, o los MacBook o alguno de los últimos modelos de iPad en las cinco tiendas de Apple que existen en Beijing, sino que las mascarillas también han inundado el paisaje con su blanca alarma de que algo no anda bien.

Porque al igual que en toda China, en la capital de la mayor nación asiática los estrictos controles de seguridad por el coronavirus, han hecho que todas las tiendas se adapten.

Apple no ha sido la excepción y por eso desde hace días, además del uso obligatorio de mascarillas, se han limitado los horarios de las Apple Store y sólo permiten a gente que previamente se haya tomado la temperatura en las afueras de la tienda.

Así al menos lo reportó en su Twitter la reportera de la cadena CNBC, Eunice Yoon.

En esta operación de limpieza extrema, Apple proporcionó a sus tiendas minoristas, proveedores de servicios autorizados y socios operadores una guía de limpieza mejorada que recomienda que los productos de demostración se limpien al menos dos veces al día. Así por ejemplo circula un documento que contiene las mejores prácticas para usar paños de microfibra, así como consejos para lavarse las manos para los empleados.

Pero no solo Apple está en esa cruzada de mantener a raya el virus de Wuhan, ya que la consultora Andreessen Horowitz colocó un cartel incómodo en sus oficinas que dice “debido al coronavirus, no hay apretones de manos, por favor”.

Hay otra medida que puede resultar más incómoda aún para los trabajadores, ya que tres empresas de telecomunicaciones, entre las que está China Telecom, están poniendo a disposición de sus suscriptores un servicio de mensajes de texto para que informen constantemente dónde están y si han estado en los últimos días en la provincia de Hubei, donde se generó la enfermedad.

De más está decir que el coronavirus además ha retrasado las cadenas de producción de varias marcas locales como Oppo, Xiaomi, Lenovo y Huawei, y otras extranjeras, entre ellas algunas de tecnología que han debido cerrar temporalmente sus oficinas, como Apple, Samsung, Microsoft, Tesla y Google.

Recomendaciones del editor