Intel no es lo suficientemente diversa, pero trabajan por mejorar

Intel, una de las compañías más estables y antiguas de Silicon Valley, y también es una de las más abiertas a la hora de reconocer que su fuerza laboral no es lo suficientemente diversa.

No cabe duda que la diversidad en el mundo tecnológico es un tema recurrente, y que a medida que se van descubriendo las estadísticas con respecto a la representatividad de las minorías en este sector, las compañías comienzan a develar sus planes y esfuerzos para ser más inclusivos.

Relacionado: La diversidad en la industria tecnológica viene acompañada de CODE2040

Intel ha sido una de las empresas más transparentes en comunicar sus deficiencias e implementar medidas al respecto. La compañía publicó su informe anual sobre el estatus de la diversidad en 2015, y los resultados son positivos, al menos para los estándares de la fabricante de chips.

El compromiso de fomentar un lugar de trabajo más inclusivo fue un objetivo trazado por la empresa y ahora están listos para mostramos los resultados.

“Tenemos una creencia fundamental de que la transparencia es importante”, dice el CEO de Intel, Brian Krzanich. “Como ingeniero, la transparencia de los datos, de los problemas, de los avances … transparencia, en general, es como se resuelven los problemas”.

En el informe de 53 páginas, la compañía señala que en 2015 más del 43% empleados eran miembros de un grupo diverso, porcentaje que superó la meta de 40% – la población diversa de Intel consta de mujeres, afroamericanos, hispanos y nativos americanos. Se espera que para 2016, la compañía sobrepase el 45% de diversidad (nuevos empleados).

La compañía dice que el número de mujeres en sus filas creció un 5.4%. Y según los reportes de Intel, no existe ninguna diferencia de retribución de salarios entre hombres y mujeres – en todos los niveles.

Según el informe de Intel, la empresa gastó el $52.4 millones de dólares en iniciativas para mejorar la diversidad en el año 2015.

En cuanto a otros grupos subrepresentados, los avances no fueron muy alentadores. A finales de 2015, los números de Intel muestran que las minorías siguen por debajo de los dos dígitos, 3.5% afroamericanos, 8.4% y 0.5% de nativos americanos. En comparación con 2014, la empresa aumentó la representación de cada uno de estos grupos por menos de un punto porcentual.

Para el año 2016, Intel dice que al menos 14% de los nuevos empleados serán de minorías subrepresentadas. Se quiere mejorar la retención. Y quiere que sus empleados no técnicos sean un reflejo de la población en los Estados Unidos.

Si bien todavía no vemos grandes avances, se aplaude la transparencia y esfuerzos de Intel por diversificar su fuerza laboral.