La Casa Blanca ya es del siglo XXI con impresoras a color y iPhones

Cualquiera pensaría que la Casa Blanca está al día de las nuevas tecnologías, ¿verdad? En House of Cards, Frank Underwood desechaba los iPhones como si fueran servilletas usadas en la primera temporada. Aunque, en realidad, el Ala Oeste de la Casa Blanca no estaba, hasta ahora, tan preparada para la era de Facebook y Twitter.

Tras la mayor actualización tecnológica desde los 80, ahora el personal de la Casa Blanca ya es capaz de utilizar ordenadores y teléfonos móviles modernos.

Relacionado: El próximo Presidente tendrá que arreglar el Wi-Fi de la Casa Blanca

Hasta hace poco, los iPhones escaseaban, los ordenadores e impresoras tenían más de 10 años y la mayoría de los teléfonos en las oficinas eran previos a la era digital (es decir, analógicos). Además, una fiable red Wi-Fi no era tan habitual en la Casa Blanca, como en la mayoría de hogares y cafeterías de Estados Unidos.

Pero, finalmente, se ha realizado una actualización de los sistemas de comunicación de la Casa Blanca gracias a la jefa adjunta del Estado Mayor, Anita Decker Breckenridge, y al consultor externo David Recordon, que fue contratado por la Casa Blanca y ha despertado a todo el personal en este sentido, según apunta The New York Times.

Recordon cuenta con una avalada carrera profesional. Fue el encargado de diseñar y manejar las tecnologías de la información (IT) que utilizaban los empleados de Facebook, incluido el propio Mark Zuckerberg.

Esta falta de actualización no fue el error de una persona, sino de mucha gente. Cuatro agencias independientes tienen funciones de supervisión, en materia tecnológica, en la Casa Blanca, incluyendo al Consejo Nacional de Seguridad, a la Oficina Ejecutiva del Presidente, al Servicio Secreto y a la Agencia de Comunicaciones de la Casa Blanca.

No hace falta ver mucha televisión para darse cuenta de lo enormemente burocrática puede llegar a ser una institución como la Casa Blanca.

Algunas anécdotas sobre las dificultades para comunicarse desde el Air Force One –el control del tráfico a cualquier avión de la Fuerza Aérea de los EEUU– (que también ha sido actualizado) y sobre los problemas que el personal de la Casa Blanca tuvieron mientras el presidente Obama se encontraban de vacaciones en Martha’s Vineyard el verano de 2014 no divierten a nadie.

El desarrollo de un servicio digital en Estados Unidos para mejorar la tecnología fuera de la Casa Blanca en 2015, llevó a Breckenridge a resolver el problema tecnológico que sufría tanto la Casa Blanca como el Air Force One.

Después de que el equipo de actualización encontrara 13.000 libras de cables no utilizados, los reconectara y adquiriera lo que se necesitaba, el personal de la Casa Blanca cuenta ahora con teléfonos de escritorio digitales, ordenadores más rápidos e incluso impresoras a color.

Los cuatro organismos involucrados en la comunicación de la Casa Blanca ya habían reservado fondos de sus presupuestos para este proyecto.

Los teléfonos Blackberry han sido el estándar de comunicación segura de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA por sus siglas en inglés) desde el 11 de septiembre de 2001 y son lo que el presidente Obama todavía utiliza, pero al menos ahora los iPhones ya está permitidos entre su personal.