Falsa alarma en Dallas. El sistema de sirenas de emergencia fue hackeado

Miles de residentes de Dallas despertaron con el incesante sonido de las sirenas de alarma de la ciudad el pasado fin de semana, Pero no se trataba de ninguna emergencia, sino que el sistema de alerta había sido hackeado y puesto en funcionamiento simultáneamente.

Funcionarios de Dallas dijeron que el sistema de alerta de la ciudad fue hackeado el viernes por la noche, interrumpiendo la ciudad cuando cada una de las 156 de sus sirenas de emergencia sonaron a las primeras horas del sábado por la mañana.

Las alarmas, que empezaron a sonar alrededor de las 11:40 p.m. el viernes y duraron hasta las 1:20 a.m. del sábado, despertaron a los residentes creando una sensación de temor y confusión, quienes inundaron el 911 con miles de llamadas, dijeron funcionarios. Las redes sociales también se llenaron de publicaciones al respecto.

Sana Syed, una portavoz de la ciudad, dijo en una entrevista telefónica al New York Times que el sonido de las sirenas, que están destinadas a alertar al público sobre peligros de clima severo u otras emergencias, fue interpretado por algunos como una señal de advertencia “de una bomba, un misil o algo así”. “Puedo entender la preocupación”, dijo, haciendo alusión a los recientes ataques aéreos en Siria.

Los funcionarios se negaron a dar detalles completos sobre la naturaleza del hack, citando razones de seguridad, pero dijeron que creían que se había originado localmente. “Creemos que vino del área de Dallas debido a la proximidad a nuestra señal que se necesita”, dijo Syed.

El Director de la Oficina de Administración de Emergencias de la ciudad, Rocky Vaz, dijo a periodistas en una conferencia de prensa que las alarmas sonaron durante 90 segundos aproximadamente 15 veces. Explicó que los trabajadores y técnicos de emergencia tenían que averiguar primero si las sirenas habían sido activadas debido a una emergencia real y que desactivarlas resultó difícil, por lo que al final decidieron apagar el sistema completo.

Por su parte, el alcalde Mike Rawlings dijo a través de su página de Facebook que  están trabajando “para identificar y enjuiciar a los responsables”, y calificó esta situación como una evidencia de la necesidad de actualizar y proteger la infraestructura tecnológica de la ciudad.