Primer Festival Japonés de Porno RV termina muy rápido

El primer festival de porno VR de Japón se dio la vuelta y empezó a fumar un cigarrillo antes de siquiera quitarse todas sus ropas. Debido al exceso de asistencia en un único edificio, la primera reunión de entusiastas del Triple-X en Realidad Virtual acabó mucho antes de lo que se esperaba.

La pornografía en Realidad Virtual pornografía es algo que mucha gente ha tratado de hacer “realidad” desde el inicio del auricular Oculus Rift DK1 de Palmer Luckey en 2012. A partir de las exploraciones fotográficas de modelos en vivo, pasando por los vídeos en 360 grados, y los “100 por ciento realista” de algunas creaciones digitales, parece ser que existe mucha más gente interesada en el porno RV de lo que se esperaba. Al menos, en Japón.

Relacionado: La realidad virtual se instalará pronto en Google Chrome

En efecto, basta con observar cómo hay toda una industria que está creciendo a su alrededor. Hay una serie de empresas que ahora ofrecen no sólo el contenido de software, sino también en hardware, incluyendo herramientas, dispositivos periféricos y accesorios que pueden sincronizarse con los contenidos de RV de varias maneras.

La única cosa que puede haber tomado por sorpresa a los participantes de la industria es la popularidad adquirida por la Realidad Virtual. Como resultado, muchas personas se reunieron en las afueras de la sede en el distrito de Akihabara, en Tokio, mucho antes de iniciarse el evento. E incluso habiendo ya dejado fuera a buena parte de la concurrencia, los organizadores decidieron cerrar y suspender la cita por temor a que una revuelta o algún otro evento “acalorado” pudiese tener lugar.

Dieron las disculpas correspondientes, y se comprometieron a reorganizar el festival muy pronto y de una forma mucho más adecuada. Es decir, en un espacio más grande, porque quedó claro que, al menos en esto, el tamaño si que importa.

Los afortunados que pudieron entrar, pudieron ver toda clase de herramientas virtuales, ideales para rascarse la picazón provocada por este mundo virtual que es bastante real: muñecos de tamaño natural acoplados (tecnológicamente hablando) con auriculares Oculus Rift, junto con otros dispositivos, fueron sólo algunas de las muchas cosas que se pudieron ver y palpar. Los entusiastas porno RV llegaron más que dispuestos a probar los nuevos juguetes, de acuerdo con una traducción de la HatenaBlog en VRTalk.