Aun hay tiempo para regalos de último minuto

buy-button

Netflix gift card

Si conoces a alguien que tiene internet pero que no usa Netflix, ésta es la oportunidad de introducirlo al servicio de streaming que le permitirá disfrutar, por al menos un mes, de algunas de las miles de series y películas que ofrece. Y si le gusta, piensa que ganarás un compañero para hablar sobre House of Cards, Narcos, o cualquiera de sus especiales de stand-up comedy. Podrías considerarlo como una inversión.

spotify-gift-card

buy-button

Suscripción a Spotify

A pesar del crecimiento de Beats Music y Google play Music, Spotify sigue siendo el mejor servicio de streaming de música. Spotify Premium te deja escuchar música offline, te da mejor calidad de sonido y, además, ¡no tiene publicidades! Puedes regalar 1, 3, 6, o 12 meses de suscripción a $10 dólares el mes.

itunes-gift-card

buy-button

iTunes gift card

Cualquiera que tenga un iPhone o iPad podrá descargar juegos, películas y canciones, sin desembolsar un centavo. Todo a gracias a ti, o mejor dicho, gracias a tu regalo. Puedes ordenar tarjetas online con mensajes customizados si la compras con suficiente tiempo, sino, probablemente, tendrás que agarrar una de cualquier supermercado o farmacia.

groupon-gift-card

buy-button

Groupon

Un descuento del 77% en un día de spa para perros no transmite exactamente cuánto quieres a esta persona, pero buscando, se pueden encontrar cosas interesantes en Groupon. Inclínate más por estadías en hoteles lujosos, cenas en restaurants de buena calidad, o incluso alguna aventura de rafting. Y no prestes demasiada atención a los descuentos en cremas anti-celulitis o a los programas de desintoxicación. No parecen buenas ideas y no lo son.

visa-gift-card

buy-button

VISA gift card

Puede ser que sea un obsequio que muestre que no dedicaste mucho tiempo para elegirlo, pero, seamos honestos, ¿a quién no le gusta recibir dinero de regalo? Cuando era niño, y no creo haber sido el único, me ponía feliz de ver a mi abuela, entre otras cosas, porque ocultos bajo una multitud de caramelos, unos billetitos se deslizaban de su mano a la mía.