Socio de proyecto en Kickstarter construyó una casa con los fondos recaudados

La Peachy Printer tenía un  futuro promisorio en el 2013, cuando fue anunciada en Kickstarter por sólo $100 dólares.

Esta impresora 3D fue vendida a través de dicha plataforma, pero hasta el día de hoy, los patrocinadores no han recibido el producto.

Relacionado: Kickstarter cumple 7 años y 100,000 campañas patrocinadas

El proyecto recolectó más de $600,000 dólares canadienses (CA) y la impresora sería enviada algunos meses después.

Pero hoy, uno de los cofundadores anunció a los promotores que más de $300,000 CA han sido desfalcados por un ex socio, y los urge a contactar la policía local.

En un video publicado en la página web de Peachy Printer, Ryan Grayston explica qué sucedió con el dinero recolectado  durante la campaña en Kickstarter hace tres años.

Según Grayston, al culminar la campaña a finales del 2013, los socios no tenían dónde guardar el dinero, así que Boe lo depositó en una cuenta personal, mientras abrían una cuenta bancaria corporativa.

Pero en marzo del 2014, más de $324,000 CA habían sido gastados. Boe habría utilizado el dinero para construirse una casa en Saskatchewan, Canadá.

Boe habría prometido pagar el dinero con intereses a la empresa. Incluso, Boe había admitido el desfalco en un video previo pero Grayston daba esperanzas al indicar que habían reorganizado la empresa para pagarle a los empleados y comprar las partes para construir la prometidas impresoras.

Al día de hoy, Grayston afirma que Boe solamente ha pagado $107,000 CA y que la empresa ya no tiene dinero.

En el video publicado hoy, Grayston urge a los patrocinadores a que llamen a la policía y afirma haber contratado un abogado para poder negociar con Grayston.

Relacionado: Kickstarter finalmente lanza su app para Android

Peachy proyect ya ha recibido ayuda por $50,000 dólares de familiares de Grayston y del gobierno y planea contactar inversores para finalmente poder enviar las prometidas impresoras 3D.

Grayston no había informado de la situación anteriormente ya que según él, conservaba la esperanza de que Boe pagara el dinero.

Parece ser que Kickstarter no fue informada sobre el problema y es algo extraño que Grayston se haya tomado hasta 7 meses para informar a los patrocinadores sobre el desfalco, a pesar de informó a la policía sobre la situación en 2015.