Samsung presenta una patente para casco de realidad virtual

Google Glass, los anteojos de realidad aumentada nefasto que Google archivó en el 2014, tiene un sucesor espiritual. El nuevo producto llamado ‘Ahead’ (Adelante), fue anunciado a principios de este año, por un fabricante poco probable: Samsung. Aunque aún no se sabe a forma que tomará, tiene funciones similares a las que ofrecía Google Glass.

El fabricante de productos electrónicos con sede en Corea ha presentado recientemente una solicitud de patente relacionada con ‘Ahead’ en la Oficina de Patentes y Marcas (USPTO) de los EE.UU., lo cual podría revelar más acerca de los planes que de la firma tiene para el dispositivo.

Relacionado: Nuevos rumores del Samsung Galaxy X con pantalla flexible

‘Ahead’ es un proyecto que Samsung esta desarrollando en sus Estudios-C (C-Lab) llamados Sonic Skunkworks en California. El proyecto se dio a conocer en conferencia de desarrolladores de la compañía a principios de este año.

Por el momento, ‘Ahead’ es un pequeño dispositivo, de forma triangular que se adhiere a un casco a través de unos imanes ‘super-fuertes’. Se puede conectar con cualquier teléfono inteligente a través de Bluetooth para realizar y recibir llamadas, recibir notificaciones de voz y reproducir música. También tiene botones reales para ajustar el volumen, cambiar de música, y desactivar alertas.

Pero aquí está lo que es único: ‘Ahead’ utiliza “osciladores” y micrófonos de medición de sonido doble para producir un efecto de “sonido envolvente” sin silenciar el ambiente que le rodea. Es como tener auriculares del oído libre. Una versión de Push to Talk (PTT) es compatible con sesiones de voz entre múltiples dispositivos y también de un enlaces de radio de dos vías.

Esto es lo que se sabe de la encarnación actual de Samsung ‘Ahead’, pero el registro de patentes de la compañía es un poco más amplio. En él se describe un sistema operativo para un “dispositivo electrónico digital” que tiene un soporte integrado para “módulos de visualización electrónica” como por ejemplo una pantalla, con auriculares capaces de reproducir MP3 y MP4 y de establecer comunicaciones digitales. Están mencionadas también capacidades de cámaras – las referencias de la patente incluye periféricos como cámara digital y cámaras de video.

Que forma tomarán los dispositivos de ‘Ahead’ es un misterio. La aplicación de la patente habla del hadware como una ‘computadora usable en forma de casco’ o como ‘dispositivos electrónicos digitales portátiles compuestos principalmente de los teléfonos inteligentes en forma de casco’. Lo que sí tienen en común es que

De acuerdo con la presentación, un auricular Ahead se basaría en una forma de ‘inalámbrico’ para ‘mensajería portátil instantánea’.

Esta no es la primera vez que Samsung ha jugado con la idea de sombreros de realidad aumentada o virtual. En 2013, el blogger Eldar Murtazin informó que la empresa estaba desarrollando una pantalla montada en la cabeza similar a Google Glass, y que su debut sería bajo una nueva marca llamada ‘Engranaje de Cristal’ (‘Gear Glass’) en marzo o mayo del mismo año.

Esas predicciones nunca llegaron a pasar, pero una aplicación revelada un tiempo después por The Wall Street Journal mostraron un par de lentes translúcidos con auriculares incorporados, botones laterales para hacer clic, una cámara al frente, y la capacidad de conectarse de modo inalámbrico con una smartphone para poder “tomar las llamadas telefónicas y escuchar música”. En el 2014, un rumor del diario Business Corea sugirió que Samsung podría lanzas un auricular para ‘Engranaje de Cristal’ – usando el sistema operativo Tizen de la compañía – en la IFA en septiembre junto a su entonces microteléfono – su Galaxy Note 4 que nunca llegó a buen término tampoco.

Samsung tendrá que superar algunos de los mismos obstáculos que Google Glass ha encontrado. De acuerdo con un informe de Reuters del 2014, Google Glass tenía varias limitaciones de hardware. Entre otras una pantalla de baja resolución, batería pequeña, y el procesador débil. De hecho 9 de los 16 ingenieros que trabajaban en proyecto se salieron de la plataforma.

Google Glass también pareció no tener mucha apelación con los clientes, cuestionando así que éste sea realmente un nicho potencial para la expansión de éste tipo de tecnología.

Así mismo, Glass despertó controversias acerca de las capacidades de grabación ilegal del hardware. Propietarios de bares y cafés prohibieron el uso del ‘cristal’ en sus establecimientos, y también se crearon movimientos como el de anti-Glass, que se comprometió a interrumpir cualquier uso de aplicaciones de reconocimiento facial que alguien usando Google-Glass podría emplear.

Por otro lado, el panorama ha cambiado un poco desde que Google dejó de vender el Google Glass. Al parecer, la compañía está probando un auricular nuevo, una llamado “edición empresarial de cristal”. Ésta viene con una pantalla y un procesador mejorados; una bisagra de plegado, y un diseño resistente al agua. Su Wi-Fi es más rápido, y tiene una batería mucho mejor.

Esta nueva oferta de Google se describe como “duradero”, y se dirige a los profesionales de salud, almacenes y otros negocios que precisan usar hardware con las manos libres.

HoloLens de Microsoft, unos auriculares de realidad aumentada con más o menos las mismas capacidades, está similarmente dirigido para aplicaciones empresariales. La compañía ha anunciado acuerdos con la Case Western Reserve University, Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, y otros.