Este restaurado Nissan Patrol diésel de 1987 regresa al desierto que lo vio triunfar

Un equipo de dedicados y muy cualificados mecánicos de Nissan han terminado la restauración de un Nissan Patrol 1987, modelo que dejó su impronta en la historia del Rally Paris-Dakar. Hace casi 30 años, el SUV se convirtió en el primer auto de rally diesel que terminó la extenuante carrera de 8,000 millas entre los primeros diez lugares.

Nissan explica que el Patrol restaurado era poco más que una ruina que se oxidaba en un perdido museo español, cuando ocho ingenieros unieron sus fuerzas para traerlo otra vez a la vida. Por supuesto, todo esto siempre fue más fácil de decir que de hacer.

Relacionado: Nissan lanza una edición especial de su todoterreno Patrol Y61

“El motor estaba en condiciones terribles. Era imposible de encender, y muchas partes estaban muy corroídas”, explicó Juan Villegas, uno de los técnicos que participó en la restauración. “El eje delantero estaba bastante dañado, pero lo peor era el sistema eléctrico, que había sido devorado por las ratas”.

Trabajando exclusivamente en su tiempo libre, los mecánicos comenzaron el proceso de restauración separando el cuerpo y el marco. Lo cierto es que las piezas del Patrol 1987 no son muy de conseguir en la actualidad, por lo que el equipo tuvo que aplicarse al máximo, realizando llamadas a diferentes distribuidores de Nissan por toda Europa, intentando siempre conseguir las piezas originales.

Las piezas que no pudieron ser adquiridas nuevas, fueron compradas usadas y restauradas en casa. Esto demuestra la dedicación de los empleados, pero también revela el hecho de que el Patrol que triunfó en el Dakar compartió bastantes partes con el modelo de producción regular en el cual se basó.

El motor de cuatro cilindros y 2.8 litros turbodiesel fue reconstruido “desde sus cenizas”, y el marco recibió una capa fresca de la pintura. Parecía que el cuerpo había sido el gran abandonado, y lo cierto es que lo era, ya que todavía conserva las “cicatrices de batalla” de su época en el desierto del Sahara. “Queríamos que el vehículo fuera el mismo en todos los sentidos, y tuvimos la suerte de obtener antiguos dibujos y manuales de servicio”, afirmó Villegas.

Al final del proceso de restauración, el Nissan Patrol 1987 fue enviado de vuelta al desierto del Sahara para una prueba. Ahora ya está listo para unirse a la colección de Nissan, donde será mucho mejor cuidado que en las últimas tres décadas.