Renault Trezor: porque el futuro eléctrico es también deportivo y elegante

Renault está adoptando un nuevo lenguaje de diseño, y qué mejor manera de mostrarlo que con este increíble prototipo de automóvil eléctrico, deportivo y elegante a la vez.

Se trata de la joya que Renault ha dado a conocer en la presente edición del Salón del Automóvil de París, presentado con el nombre de Trezor. Se trata de un carro que sigue los pasos del concepto DeZir, del 2010, el cual que introdujo un estilo que actualmente se utiliza en muchos modelos de Renault.

Relacionado: Libera el cowboy que llevas dentro con la nueva camioneta Alaskan de Renault

Al igual que el DeZir, el Trezor no entrará en producción, pero el ADN de su diseño será sin duda transmitido a los futuros modelos del fabricante francés. Por decirlo de alguna manera, la forma del Trezor es la forma que vendrá en Renault.

El Trezor adopta las proporciones de los autos deportivos clásicos. La cabina está después de un largo cofre, tan largo que a cualquiera haría suponer que allí debajo hay un enorme motor a combustión, y no uno eléctrico. Además de ser largo, el Trezor es ancho y bajo, con sólo 42.5 pulgadas de altura total. Su diseño elegante ayuda a contribuir a un impresionante coeficiente aerodinámico de 0.22.

Para su sistema de propulsión, Renault utiliza un motor eléctrico y un sistema de frenado regenerativo basado en el hardware de sus vehículos de carreras de Fórmula E. El motor envía 350 caballos de fuerza y 280 libras-pie de par motor a las ruedas traseras, consiguiendo que pase de 0 a 62 mph en menos de cuatro segundos, de acuerdo con Renault. El Trezor utiliza un habitáculo de fibra de carbono con marcos de acero tubulares, unidos a la parte delantera y trasera, lo que ayuda a mantener un peso de 1,600 kilogramos (3.527 libras).

En vez de puertas convencionales, el techo de la Trezor levanta para permitir el acceso a una cabina de dos asientos. El tablero de instrumentos consiste en una gran pantalla OLED curvada hecha de Gorilla Glass, con controles táctiles de manejo en la mayoría de las funciones. El Trezor es capaz de moverse por sí mismo, y cuando está en el modo de auto-conducción, el volante baja y proporciona una visión más clara de la pantalla.

Mientras que el Trezor es sólo un prototipo, muchos de sus elementos los veremos en vehículos de producción de Renault, incluyendo algunas claves de estilo y de tecnología de auto-conducción. Y es que junto con su socio Nissan, Renault quiere que los sistemas autónomos estén ya disponibles en los modelos convencionales para 2020.