¿Nueva Nintendo Switch? Cómo podría ser la nueva versión de la consola

La idea de una nueva versión de Nintendo Switch es algo de lo que ya hablado desde hace un buen tiempo. La actual Nintendo Switch se lanzó en 2017 y si bien el fabricante no está en la carrera de la tecnología de punta en cuanto a consolas, tampoco se puede negar que en una época en la que ya existen la PS5 y la Xbox Series X, la portátil original ya se está quedando demasiado atrás en prestaciones.

Por lo mismo, no parece descabellada la idea de producir una nueva versión de la Switch. Nintendo no es ajena a crear revisiones de sus consolas portátiles, ya que lo han hecho desde el primer Game Boy en adelante. Por otra parte, la actual consola sigue vendiéndose muy bien y quizás no está en el interés de la compañía el lanzar una versión completamente nueva que separe la base de usuarios o deje afuera a todos los que ya tiene la original.

A continuación te damos un resumen de la información que existe hasta ahora sobre la tentativa nueva Nintendo Switch. Obviamente, todo esto se basa en rumores que han ido apareciendo por internet, y por lo mismo ninguno de estos tiene carácter de oficial, aunque existen altas posibilidades de que una revisión de la consola no se aleje mucho de lo que se ha filtrado hasta ahora.

El mismo hardware de base

Pixabay

La información más reciente sobre la nueva Nintendo Switch fue publicada por un ingeniero e investigador de seguridad llamado Mike Heskin y los datos fueron extraídos desde la última actualización de firmware de la consola. Según Heskin, el nuevo modelo es una revisión del modelo original, más no exactamente una Nintendo Switch 2 o una sucesora directa de la consola.

Esto porque el procesador del nuevo modelo parece ser el mismo de la original, que estaba basado en el chip Tegra X1 de NVIDIA. Ahora bien, ya existen dos revisiones de la consola: la versión de 2017 incluye la primera versión del Tegra X1, fabricado con tecnología de 20nm, mientras que la versión de 2019 viene con una versión fabricada a 16nm. De acuerdo a los datos extraídos del firmware de la consola, el nuevo modelo vendría con el mismo chip de la versión 2019, al igual que con los mismos 4GB de memoria RAM, aunque ahora producidos con tecnología de 10nm.

¿Una nueva pantalla?

Más interesante parece ser lo que está relacionado a la pantalla. Como bien se sabe, la actual portátil soporta una resolución máxima de hasta 1280 x 720 pixeles, mientras que al conectarla a una pantalla externa mediante el dock, dicha resolución máxima se extiende hasta 1920 x 1080 pixeles.

En cambio, la nueva Switch sí podría llegar con una pantalla diferente basada en tecnología diferente, que según la filtración, tendría que ser u OLED o bien MiniLED. Cualquera de ellas son sin lugar a dudas un avance respecto a la tecnología LCD de la versión actual. “La nueva pantalla requiere un código especial, lo que sugiere un cambio de tecnología”, indicó Heskin, además de “estar relacionada a un nuevo fabricante”.

Por otra parte, los nuevos datos del firmware apuntan a la existencia de un nuevo chip cuya función será una que hasta ahora no existe en la actual Switch: la de escalar la resolución de salida hasta 4K. Este chip al parecer está dentro de la consola misma y no dentro de un nuevo dock -algo que se había especulado recientemente-, lo que podría dar pistas de una pantalla de mayor resolución.

Una consola Nintendo Switch sobre un escritorio

Sin embargo, no parece tan factible que la pantalla portátil tenga resolución 4K. El hardware de la Switch, y específicamente el chip Tegra, está diseñado en función de la eficiencia energética antes que nada, y una pantalla 4K de pocas pulgadas atentaría contra aquello; además, una resolución tan grande en un espacio tan pequeño no es algo que marque una gran diferencia.

En cambio, sí parecería más factible que este nuevo chip de reescalado pueda utilizarse para reescalar la imagen de salida de la consola cuando se conecte a una pantalla externa. Hace un tiempo atrás apareció el rumor de que Nintendo le habría solicitado a ciertos desarrolladores que comenzaran a adaptar la resolución de sus juegos a resolución 4K, lo que tendría sentido considerando que esta nueva versión de la consola sería compatible con todos los juegos actualmente existentes.

Salto de potencia: similar al de las antiguas DS y 3DS

Con estas especificaciones -de nuevo, nada oficial-, parece claro que Nintendo no busca hacer una revisión radical de la Switch como plataforma, sino darle un refresco a la consola pensando en las personas que juegan en televisores a 4K. Hasta ahora, existen dos versiones de la consola (la versión normal y la Switch Lite, que solo es portátil) y Nintendo ha tenido tanto éxito con la Switch que abandonarla a cuatro años desde su estreno no parece lo más lógico.

Aún así, y tomando en cuenta lo que ha hecho Nintendo con las consolas DS y 3DS, cuatro años son tiempo suficiente para introducir un refresco. Alrededor de tres años pasaron también entre la la 3DS original y la New 3DS, mientras que el mismo tiempo transcurrió entre la primera Nintendo DS y su revisión DSi.

Ambos modelos, DSi y New 3DS, fueron versiones más potentes o con mayores características que la original. La DSi incluyó dos cámaras fotográficas, conexión a internet y un procesador bastante más potente que la DS anterior, mientras que la New 3DS trajo una suerte de stick análogo derecho, duplicó la cantidad de RAM y aumentó la frecuencia del procesador principal.

El salto entre esas versiones fue importante, pero no tanto como para que los antiguos usuarios de DS y 3DS quisieran dejar sus consolas originales de lado. Por lo mismo, tiene sentido que Nintendo esté planeando una nueva versión de la Switch que sirva como refresco a lo que ya existe, pero sin que signifique un cambio radical en cuanto a potencia o prestaciones. Las revisiones de 3DS y DS fueron totalmente compatibles con el catálogo y los servicios ya existentes de esas consolas y lo normal sería que Nintendo repita aquello con una nueva Switch.

Por otra parte, lanzar una revisión de la Nintendo Switch permitiría a la compañía nipona ganar algo de tiempo antes de una sucesora más definitiva. El lanzamiento de PS5 y Xbox Series X, si bien no son competencia directa de Nintendo, sí podrían significar un problema al momento de crear juegos multiplataformas que ya tenían que ser recortados cuando venían desde PS4 o Xbox One. Con las nuevas consolas en la calle, las diferencias se harán aún más marcadas, aunque el hecho de poder mostrar resolución 4K las haría menos palpables.

La nueva Nintendo Switch ¿llegará en 2021?

Los primeros rumores respecto a una nueva Nintendo Switch aparecieron el año pasado y, en el mejor de los casos, se esperaba que para finales de 2020 dicha consola estuviera en la calle. Sin embargo, Nintendo ya se salió de la clásica fecha de lanzamiento navideña con la Nintendo Switch, que se puso a la venta en marzo de 2017. Esa estrategia les funcionó bastante bien, por lo que podrían repetirla sin mayores problemas.

Aún así, marzo de 2021 parece poco probable, considerando también que el contexto pandemia ha sido un problema para los fabricantes de hardware; tanto Sony como Microsoft estuvieron produciendo unidades de PS5 y Series X al límite de la capacidad de las fábricas.

Según Mike Heskin, Nintendo lleva trabajando en una revisión de la Switch por más de un año y medio y si los datos de la nueva consola aparecieron en una reciente versión del firmware, quiere decir que dicha revisión, de ser real, podría estar más cerca de lo que suponemos.

Recomendaciones del editor