El Chavo del 8 quiere destronar a Mario Kart con este juego

Un 20 de junio de 1971 se emitió el primer capítulo de “El Chavo del 8”, posiblemente el sitcom más popular de México y de toda Latinoamérica, que hasta hoy se sigue transmitiendo en miles de países alrededor del mundo, más allá que su última emisión fue en 1980.

Pero la marca creada por Roberto Gómez Bolaños “Chespirito” sigue viva no solo en la televisión, ya que un estudio independiente de videojuegos mexicano llamado Kokonut Games.

Originalmente lanzado en 2015 y basado en el popular Mario Kart, ahora el juego llega a móviles a la App Store y Android.

“Sacamos una querida franquicia de la televisión y la llevamos directamente a manos de una nueva generación. Este juego de carreras de kart tiene potenciadores descarados, personajes icónicos y mucha diversión”, dicen sobre el juego en Kokonut.

Kokonut habló sobre el proceso para pasar el juego a móviles:

Para agregar rejugabilidad al juego, se nos ocurrió una serie de carreras de torneos, como la ChavoCup y muchas otras, nuestra intención era brindar a los jugadores más horas de diversión y sesiones de juego con lo que el juego ya tenía. Para esta versión móvil de ChavoKart, desarrollamos una interfaz de usuario completamente nueva, una que estaba más en sintonía con el nuevo modelo de negocio que estábamos imaginando para el juego”, sostuvieron.

Puedes competir y utilizar a personajes como Don Ramón, El Chavo, Kiko, Doña Florinda, La Bruja del 71 o la Chilindrina.

Los jugadores deberán terminar con el mejor rendimiento para obtener barriles y desbloquear 23 copas, recorriendo lugares ya conocidos en la serie de El Chavo del 8.

Además el juego tiene:

  • 5 modos de juego que harán una experiencia única para cada uno de ellos.
  • 92 carreras.
  • Ganar paquetes de cartas, los cuales ayudarán a desbloquear personajes, karts y llantas.
  • Obtener gemas y monedas para customizar tu avatar o kart con más de 50 accesorios de la tienda.
  • Participar en los eventos del juego y ganar increíbles premios.

Recomendaciones del editor