Remdesivir: ¿será la cura para el coronavirus?

Más de 80,000 casos confirmados en todo el mundo y la alta posibilidad de que el coronavirus se transforme en una pandemia mundial, es lo que tiene a investigadores de Estados Unidos acelerando los ensayos clínicos para dar con un medicamento que pueda aliviar y ayudar a atacar la sintomatología del Covid-19.

Por eso, los Institutos Nacionales de Salud de EEUU comentaron que las pruebas con remdesivir, un antiviral experimental, han tenido buen resultado en China.

“En este momento solo hay un medicamento que creemos que puede tener una eficacia real y eso es remdesivir”, dijo Bruce Aylward, subdirector general de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El caso investigado en Estados Unidos con este antiviral se está dando en el Centro Médico de la Universidad de Nebraska y este primer paciente inscrito fue un pasajero repatriado después de estar en el crucero Diamond Princess que está varado en la costa de Japón.

Una de las conclusiones de este ensayo las dio el investigador principal Andre Kalil, profesor de medicina interna en el Centro Médico de la Universidad de Nebraska, quien así lo explicó a The Wall Street Journal: “Esta es probablemente la iniciación de prueba más rápida que hemos visto en la historia de Estados Unidos, porque la prueba fue diseñada hace unas semanas en el National Institutes of Health (NIH) y pudimos comenzar de inmediato”.

Remdesivir antiviral

Según lo que han establecido los investigadores, el remdesivir bloquea la actividad del nuevo coronavirus en las células y también fue efectivo contra el MERS y el SARS, que también son coronavirus en las células. Este antiviral fue desarrollado por la compañía farmacéutica Gilead para tratar el ébola.

Se espera que los resultados de los ensayos de este antiviral en los casos de China estén disponibles en abril de este 2020, sin embargo, para las pruebas en Estados Unidos habrá que esperar al menos hasta fines de este año.

Lo más importante ahora para los científicos es encontrar un equilibrio para que esta fase experimental no de falsas expectativas a la población y no caer en lo que pasó en 2014 cuando se hicieron múltiples ensayos para buscar una cura para el ébola.

“No hubo tratamientos terapéuticos o vacunas para el ébola que hayan demostrado ser seguros o efectivos, y los agentes específicos del ébola que se encontraban más avanzados en su desarrollo solo habían alcanzado la etapa de estudios preclínicos en primates no humanos… Se disponía de poca información sobre los factores que permitieron a algunos pacientes recuperarse y otros sucumbir a la enfermedad; la mortalidad fue alta”, añadió el informe.

Una discusión ética que seguirá en curso, sobre todo ahora que el coronavirus escala más rápido en el mundo.

Recomendaciones del editor