Skip to main content

Los íconos pop que son gárgolas de catedrales: Darth Vader, Alien y Gremlins

Las gárgolas tienen dos significados, uno práctico y otro simbólico. El práctico es lograr evacuar las aguas lluvias de los tejados, y la simbólica es que en la Europa medieval, como pocos sabían leer, los clérigos utilizaban estas figuras para representar visualmente los horrores del infierno, para así animar a la gente a acudir a la iglesia.

Lo cierto es que el mundo sacro y abiertamente pop se ha mezclado con lo religioso, toda vez que figuras icónicas del cine como Darth Vader o Alien se han convertido en gárgolas.

Gárgolas Pop: Darth Vader

Darth Vader, el oscuro protagonista de Star Wars, vigila desde 1980 la torre neogótica de la catedral de San Pedro y San Pablo de Washington.

Gárgolas Pop: Gremlins

Gremlins de la capilla de Belén (siglo XV) en Saint-Jean-de-Boiseau, cerca de Nantes (Francia), instalados en 1995.

Gárgolas Pop: Alien

Alien acecha desde 1997 en la abadía de Paisley, en Escocia.

Gárgolas Pop: Ángel hablando por celular

En la restauración de la catedral católica de San Juan Evangelista en Hertogenbosch (Holanda), del siglo XIII, el artista holandés Ton Mooy incluyó en 2012 la estatua de un ángel con vaqueros hablando por celular.

Gárgola Pop: el hombre lamiendo el hongo

El muro exterior del Lincoln College en Oxford (Reino Unido), construido en el siglo XV, muestra a un extravagante personaje lamiendo con fruición un hongo alucinógeno.

Gárgola Pop: diablo sacándose una selfie

En la ciudad española de Segovia, un diablo regordete y bonachón haciéndose un selfi, inspirado por la leyenda que explica que el demonio construyó el Acueducto en una noche a cambio del alma de una joven cansada de acarrear agua todos los días desde lejos.

Gárgolas Pop: Mazinger Z

También en la catedral de Belén en la ciudad francesa de Nantes, este homenaje a la cultura ochentera del manga y los dibujos animados.

Gárgolas Pop: Astronauta

En la catedral de Salamanca en España hay una gárgola de astronauta.

Recomendaciones del editor