Skip to main content

Este dron utiliza antenas de polillas para detectar olores

La utilidad de los drones crece cada día, así como los distintos usos que les podemos dar. Ya son varios los ámbitos de nuestra vida en los cuales estos artefactos nos resultan de gran ayuda.

Gracias a su tamaño reducido, estos robots pueden acceder a lugares a los que los humanos no pueden llegar, lo cual resulta más útil en situaciones de emergencia.

Por lo mismo, un grupo de investigadores busca desarrollar un dispositivo que pueda desplazarse en situaciones peligrosas, al “olfatear” sustancias tóxicas para hallar sobrevivientes de accidentes, fugas de gas o amenazas relacionadas con explosivos.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Washington ha encontrado una singular manera de hacerlo: a través de Semellicopter, un dron autónomo que utiliza antenas de polillas que lo ayudan a desplazarse hacia los distintos olores.

«Al usar una antena de polilla real con Smellicopter podemos obtener lo mejor de ambos mundos: la sensibilidad de un organismo biológico en una plataforma robótica donde podemos controlar su movimiento», explica Melanie Anderson, de la Universidad de Washington.

¿Cómo lo hicieron?

Los científicos saben que las polillas utilizan sus antenas para detectar sustancias químicas en su entorno, buscar fuentes de alimento e incluso eventuales parejas.

Básicamente, sus antenas son capaces de amplificar las señales químicas.

Por lo mismo, ellos pusieron polillas en el refrigerador para anestesiarlas y poder quitarles sus antenas.

Una vez que ha sido separada, la antena permanece biológica y químicamente activa durante cuatro horas.

Luego de probar cómo funcionaban y compararlos con sensores hechos por humanos, los investigadores instalaron el sistema de antenas en un dron y agregaron aletas en el dispositivo para que pudiera permanecer constantemente orientado contra el viento.

«Desde la perspectiva de la robótica, esto es genial», dijo Sawyer Fuller, coautor del proyecto.

En las pruebas efectuadas en laboratorio, el Smellicopter funcionó de gran manera al capturar los olores que las polillas encuentran llamativos, como los aromas de las flores.

Sin embargo, los profesionales esperan que el dron pueda detectar otros olores, como la exhalación de dióxido de carbono de una persona atrapada bajo escombros, e incluso un dispositivo que aún no ha detonado.

Felipe Sasso
Ex escritor de Digital Trends en Español
Felipe Sasso es periodista y escritor. Desde temprana edad manifestó una importante inquietud hacia la escritura y las…
Los mega fail de la primera carrera estilo Fórmula 1 de autos autónomos
primera carrera estilo formula 1 autos ia abu dhabi tum races to victory at aspire

A2RL Final Race Highlights

Este fin de semana que recién pasó marcó un hito en el deporte mundial, ya que por primera vez se corrió una carrera estilo Fórmula 1 con autos autónomos manejados por IA.

Leer más
Estamos un paso más cerca de replicar el cerebro humano
El 7 de abril de 2005, Sony patentó la idea de proyectar imágenes al cerebro por ultrasonido

Científicos de los Países Bajos y Corea del Sur acaban de construir un dispositivo denominado "memristor iontrónico (resistencia de memoria)", o en otras palabras, una sinapsis artificial. Este dispositivo, un poco más ancho que un cabello humano, imita la parte del cerebro que nos ayuda a pensar y aprender. Esta no es la primera vez que los científicos han tratado de abordar la creación de un dispositivo que pueda parecerse al pensamiento del cerebro humano, pero esta es especial, porque no está construido como los demás, está construido como nuestros cerebros.

Entonces, ¿qué es este dispositivo similar al cerebro y por qué es tan especial? Prepárate para una charla científica. El memristor iontrónico tiene un canal microfluídico cónico, en forma de cono, dentro del cual se encuentra una solución de sal (cloruro de potasio) disuelta en agua. Sí, es literalmente solo sal y agua.

Leer más
Sacerdote se gastó plata de la iglesia en Mario Kart y Candy Crush
Sacerdote

Quizás pensó que era una forma rápida de llegar a Dios, en un auto veloz de Mario Kart o quizás era para pasar las tediosas horas en que no tenía que oficiar misa jugando Candy Crush, pero lo cierto es que este sacerdote está pasándolo mal por sus pecados.

El reverendo Lawrence Kozak, de 51 años, fue acusado de robo y otros delitos relacionados por presuntamente usar una tarjeta de crédito de la iglesia para gastar $ 41,879.83 en juegos móviles entre septiembre de 2019 y julio de 2022, informa The Philadelphia Inquirer (a través de Kotaku).

Leer más