Skip to main content

Reclutan a influencers para divulgar propaganda prorrusa en TikTok

Mediante un canal reservado en la plataforma de mensajería Telegram, “numerosos” influencers rusos fueron reclutados para difundir en TikTok propaganda afín a los intereses de Moscú. La denuncia la realizó Vice News, que calificó esta ofensiva presuntamente orquestada desde el Kremlin en la red social china como una “campaña coordinada”.

El medio estadounidense afirmó que “numerosas” personalidades digitales son remuneradas para incluir en sus videos narrativas favorables al gobierno ruso sobre la invasión a Ucrania. Además, se les orienta sobre “qué decir, dónde capturar los videos, qué hashtags utilizar y cuándo exactamente publicar el clip”.

La misma versión apuntó que la campaña partió al unísono de las hostilidades en la vecina nación y que ha involucrado influencers de alto perfil, algunos ellos con más de un millón de seguidores. Pese a que la plataforma bloqueó publicaciones desde Rusia, la estrategia sigue adelante, según confidenció quien se reconoció como coordinador a Vice News.

El responsable de la campaña es un periodista que “establece los requisitos, como las visualizaciones mínimas requeridas, fecha y hora en que el video debe ser publicado”. La persona también negocia con los titulares de las cuentas el cobro por las publicaciones, aunque declinó revelar los montos entregados y el origen del dinero.

En una de las más recientes convocatorias, certificada el miércoles 9 de marzo de 2022, se pidió la publicación de videos con llamados a la “unidad nacional”. Otra exigencia era utilizar una pista de audio con un mensaje de Vladímir Putin, además de determinados emojis y un texto en particular.

Vice News añadió que el reclutador compartió una “guía paso a paso sobre cómo eludir la prohibición de TikTok de subir videos desde cuentas rusas”. Si bien el canal de Telegram fue eliminado, el portal informativo reconoció un contenido en una cuenta con 480,000 seguidores (“d00zenn”) que se ajustaba a los parámetros exigidos.

Recomendaciones del editor