Un pueblo sueco zanja sus diferencias dentro de un sauna dorado

Con los ánimos políticos tan agitados en todo el mundo, desde Venezuela hasta Estados Unidos, es reconfortante saber que a alguien se le ocurrió una forma poco convencional de zanjar las diferencias.

En la lejana población de Kiruna, en el norte de Suecia, han construido un sauna comunal para que los residentes del lugar hablen y discutan sobre la mudanza obligatoria que tienen que hacer debido a la explotación de mineral de hierro, la principal actividad económica del lugar.

Años de minería han causado daños al terreno actual donde se encuentra ubicado el pueblo y para poder seguir extrayendo mineral de hierro, todo el poblado y sus 18,000 habitantes tienen que mudarse varios kilómetros hacia el este donde se está desarrollando un nuevo plan maestro creado por la firma arquitectónica White Arkitetker.

Esta posibilidad ha puesto muy nerviosos a los residentes, quienes temen la pérdida del espíritu comunal después de la reubicación, según la revista de arquitectura británica Dezeen

Fue entonces cuando el desarrollador sueco Riksbyggen encargó a los artistas Bigert y Bergstrom que diseñaran un espacio para que los ciudadanos conciliaran sus opiniones.

El resultado es Solar Egg, una sauna dorado en forma de huevo, donde los residentes pueden reunirse para debatir y discutir el clima, el desarrollo comunitario sostenible y cualquier otra preocupación.

“Los saunas son lugares sagrados donde se puede discutir todo tipo de cosas, de lo grande a lo pequeño”, dijo el artista Mats Bigert a la publicación.

El Solar Egg tiene cinco metros de alto por cuatro metros de ancho (16 por 13 pies). El exterior está cubierto con 69 paneles de acero inoxidable dorados. En el interior, el piso de pino y las paredes y bancos de madera de álamo rodean un horno de leña revestido en hierro y con la forma de un corazón humano. Según los artistas, el horno mantiene el interior a una temperatura de entre 75 y 85 grados centígrados (de 167 a 185 grados Fahrenheit).

Los residentes entran en el Solar Egg a través de escaleras en una puerta que baja como un puente levadizo. El asiento de dos niveles del sauna tiene espacio para hasta ocho personas a la vez.

Situado a 145 kilómetros del Círculo Polar Ártico en la región de Laponia en Suecia, la forma de huevo tiene la intención de hacer referencia al clima, con el entorno nevado reflejado en la superficie dorada del sauna, según indica Dezeen.

Recomendaciones del editor